sábado, 13 de diciembre de 2014

LAS 20 DEL ESTRIBO: ALGUNAS REFLEXIONES ADICIONALES EN TORNO A LA COP 20

-->
-->
En vista de que Maya nos está(ba) haciendo esperar a Fátima y a mí, aprovecho para lanzar 20 puntos más en torno al manoseado tema del cambio climático en el planeta y a la reunión “ambientalista” que se viene dando en Lima. Solo he asistido a una reunión en toda esta maratón de “sesudas” sesiones en torno al futuro del planeta y no pude evitar quedarme dormido. Lo siento mis queridos figurettis, no he podido ir a escuchar y ver más de lo mismo. Vayan ustedes nomás. Ya tengo experiencia en asistir a reuniones donde imperan las discusiones bizantinas, en las cuales tengo que escuchar a intrépidos e intrépidas parlanchines (y parlanchinas) que se ven obligados a decir algo para que se sepa que estuvieron ahí. El resultado siempre es el mismo: peroratas insufribles que no aportan nada.   

-->
Otra vez, lanzo 20 puntos sin ningún orden ni prioridad, solo conforme van llegando a este magullado cerebro.

1. Leo con sumo interés un estudio que demuestra y explica cómo es que Europa, desde 1900 a la fecha, tiene más bosques y está más “verde”. Los terrenos que estaban dedicados a la agricultura se han reducido a casi la mitad y la extensión de los bosques se ha triplicado. Esto se debe a que la demanda de madera ha disminuido enormemente, a que se ha tomado conciencia —en especial después de la Segunda Guerra Mundial— que se debe cuidar las áreas forestales y a que se ha aplicado eficientes estrategias de reforestación. Adicionalmente, el uso de fertilizantes artificiales y de nueva tecnología para la siembre, cosecha y riego ha mejorado la producción agraria y ganadera, lo que ha ocasionado que se use menos terrenos para la producción de alimentos. Además, los europeos compran alimentos a otros países y no deben producirlos “en casa”. Por ende, estamos aportando, como país productor primario, a que Europa esté más bonita de lo que ya es.

2. ¡Ah reciclador eres! ¡Ah, te crees un héroe o heroína ambiental! Bueno pues, ojalá no estés abusando de los almuerzos delivery en el trabajo y dejes de estar comprando todo “para llevar”. Y si tu agitado ritmo de vida no te permite sentarte a comer en un restaurant (o preparar tus comidas), debes darte cuenta de que produces más basura de lo que crees. Predica con el ejemplo. Aprende de las señoras que llevan diariamente almuerzos a varios centros de trabajo en tuppers. ¡Ellas si reciclan y no producen tanta basura como tú!

3. Como ya es sabido, los océanos se están acidificando poco a poco, debido a la incontrolable absorción de dióxido de carbono. Pero además existe otro problema colateral. Y es que en un medio ácido, las ondas sonoras recorren mayores distancias a las normales, sobre todo, los sonidos bajos, como los que utilizan los mamíferos marinos para comunicarse. Esto podría ocasionar que las ballenas, delfines, orcas y otros animales se comuniquen a mayores distancias, pero también que, con todos los “nuevos” ruidos en los océanos —producto de las actividades pesqueras, extractivas y hasta deportivas—, algunas especies se confundan, pierdan el sentido de la orientación (en especial los juveniles) y que no puedan comunicarse efectivamente. Todo esto podría hacer finalmente que algunos especímenes terminen varados, además, claro está, de terminar estampados en un barco y trozados en playas peruanas.

4. Cuando camines por cualquier ciudad peruana costera y veas que para regar el jardín de su casa, los propietarios dejan la manguera abierta tirada en el piso derrochando innecesarias cantidades de agua, acuérdate de la COP 20. Toca el timbre y exígele a los dueños que se dejen de cojudeces y que se pongan a regar el jardín manguera en mano y diles que no es necesario inundarlo.

5.  La Antártida, el mayor reservorio de agua dulce del planeta, está sufriendo el embiste de corrientes submarinas calientes que están ocasionando que el hielo de las partes profundas se esté derritiendo. Con ello, el Polo Sur, estaría perdiendo volumen. La causa de este hecho parece ser la variación de los complejos sistemas de vientos que imperan en el planeta y el calentamiento del agua marina. ¿Será esto también producto del calentamiento global?

6. Casi todos usamos el power point para hacer nuestras sesudas presentaciones y para deslumbrar al auditorio. Bacán. Hasta ahí todo bien, pero a ti que te gusta utilizar harta fotos y fondos de colores estrafalarios, intenta tener una segunda versión con fondo blanco y con la menor cantidad de fotos y laminas. Esto para que, cuando tengas que entregar tu presentación a los alumnos o al público o para cuando la cuelgues en algún portal web, pueda ser impresa sin gastar mucha tinta y papel.

7. He leído que, recientemente, Obama y el Presidente de mis queridos chinos, Xi Jinping, habrían llegado a pactar algunos acuerdos en torno a sus compromisos ambientales. Se habla ya de un “paso histórico” entre Washington y Pekín, el cual para muchos es una “ilusión óptica”. Y es que los chinos han anunciado que a más tardar en el año 2030 alcanzarán el punto máximo de emisión de dióxido de carbono y que en el ínterin apostarán por aumentar a un 20% el uso de energía renovable. Por otro lado, Estados Unidos se habría comprometido, para el año 2025, a reducir entre un 26% y 28% sus emisiones de dióxido de carbono en comparación con el año 2005.  Parece insignificante, pero tratándose de los dos países que más contribuyen a la emisión de los gases de efecto invernadero, se debe tomar en cuenta estos “avances”.

8. Organízate para hacer tus compras. Cómprate tu carrito y lleva bolsas de yute o de tela. No dejes que la o el cajero meta un chocolate en una bolsa y la maquina de afeitar en otra bolsa. Tú mismo ordena tus compras y deja de mirar impávido como te hacen las cosas y como te atiborran de bolsas. Si eres varoncito, qué no te dé roche llevar tus bolsas de yute y tu carrito. A mí no me da roche y si alguien insinúa algo o me mira raro, le recuerdo a toda su familia con mucho cariño, sobre todo a su madre.

9. ¿Qué fue de la categorización de la Zona Reservada Sierra del Divisor? Hace tiempo que, según mis fuentes, el expediente de categorización ya está listo, pero me imagino que para que este vea la luz debe pasar la prueba ante el despiadado y maléfico Consejo de Ministros con su todopoderoso “MEF”. Seguramente, los funcionarios de la cartera de economía preguntarán: ¿para qué carajos quieren otra “área protegida”?, ¿cuánto le va a costar al país?, ¿cuánto aporta al PBI?, ¿es necesario crear estos “parques”? A este paso, primero va Perú a un Mundial de Fútbol. 

10. En todas las laptops y PC existe una opción llamada “reposo” o “hibernar. Úsala pues querida y querido “ecologista” cuando te alejes mucho rato de tu escritorio y dejes tu máquina prendida.

11. Si en el Perú ni siquiera podemos mantener la integridad de los parques nacionales, estamos jodidos. No debería prosperar la propuesta de recorte del Parque Nacional Cerros de Amotape (PNCA). Revisen este pronunciamiento: http://www.rumbosdelperu.com/investigadores-peruanos-se-pronuncian-sobre-situacion-de-parque-nacional-cerros-de-amotape--V2089.html

12. Siempre me han dado mala espina los fundamentalistas ecológicos como los de Greenpeace. No estoy muy de acuerdo con algunas de sus posturas, pues creo que muchas de sus demandas no son factibles ni pueden ser tomadas en cuenta. Y me molesta su forma de pedir e incluso de exigir ciertos puntos, tal como lo han hecho en las Líneas de Nazca. El modus operandi de estos radicales solo es aplaudido por revoltosos frustrados que provienen, en su gran mayoría, de la izquierda antediluviana y en vías de extinción y por uno u otro desadaptado.

13. Me gustaría saber qué semillas y qué plantas han sido extraídas del Perú legal (e ilegalmente) para ir a parar al conocido Banco Mundial de Semillas Sbvalbard, ubicado en Noruega a más de 120 metros de profundidad y que alberga más de 825 mil semillas de más de 100 países diferentes. El fin de este bunker es salvaguardar la diversidad genética de algunas especies alimentarias para salvar a la humanidad de un hipotético desastre humano o natural. Supongo que habrán incluido también recetas de pollo a la brasa, ceviche, arroz con pollo, seco de cabrito, etc. Y es que para muchos, todo lo que sale del Perú es lo mejor del mundo incluyendo su cocina inclusiva. Yo no lo creo. Sepamos darle el verdadero valor a las cosas sin nacionalismos y/o regionalismos absurdos.

14. A veces tengo pesadillas con la palma aceitera. Por un lado creo que es una de las peores amenazas a la diversidad biológica si es que se insiste en tumbar bosques primarios para este monocultivo, en vez de aprovechar terrenos degradados o deforestados; pero, por otro lado, veo que su cultivo puede generar un movimiento económico interesante para algunas familias si es que se hace de manera inteligente. Por ende, no sé si en el Perú estamos preparados para esta actividad productiva. Me temo que no. Por principio estoy en contra de los monocultivos, pero este tema merece un mayor análisis. No perdamos de vista su evolución.

15. A propósito de lo referido a Greenpeace, en el Perú tenemos también nuestros fundamentalistas. Discutir con los miembros del Grupo Caridad es perder el tiempo. Ese grupúsculo de “amigos de los animales” perdieron la perspectiva de la realidad hace rato.

16. Existe un efecto adicional del calentamiento global del planeta al que no se le ha dado mucha pelota. El aire caliente, producto del fenómeno anterior, puede absorber más vapor de agua que el aire frío. A su vez, el vapor de agua es un gas mucho más “potente” que el CO2 en cuanto a su efecto como gas de efecto invernadero y además calienta la atmósfera, generando un círculo vicioso de impredecibles consecuencias. Así, la mayor presencia de vapor de agua puede calentar el aire o enfriarlo, según la altitud. Para tener una mejor idea de esta situación, los científicos están creando una medida que describiría el calentamiento de la atmósfera: la sensibilidad del clima. Veamos qué resulta de esta nueva arista de este polémico e inacabable tema.

17. Para tener datos más certeros sobre los incidentes climáticos debemos tener claro dos asuntos: ¿qué tanto se acumula el vapor de agua en la atmósfera? Y en especial, ¿cómo se comportan las nubes con el creciente calentamiento global del planeta? Sabiendo lo anterior se podría definir mejor la sensibilidad del clima y con ello tener mejores pronósticos climáticos. En realidad, no conocemos casi nada. No somos nada.

18. Cuando uno mete dos puñados de alverjas, un manojo de espinacas u otras verduras a una bolsa de plástico y la cierra, al poco tiempo vemos que la bolsa ha “sudado”, producto de la evotranspiración. Se imaginan esta situación con toda la vegetación de los bosques en esa gran bolsa que es la cuenca amazónica. La relevancia de mantener los bosques del mundo en pie es evidente. Su presencia regula gran parte del clima. Los bosques son “productores de nubes y de agua”, por lo que son fundamentales para la humanidad. También son los pulmones del planeta, pero más allá de eso (que suena bonito), son una pieza fundamental del clima mundial.   

19. ¿Quién sabe si la energía nuclear no es la solución a nuestros problemas? Es limpia y eficiente y a la larga, resulta no ser muy cara. Sin duda es peligrosa también, sobre todo en países bananeros como el nuestro. Yo no descartaría un mayor uso de esta energía en el futuro.

20. Cuando estaba a la mitad de este artículo, decidí parar para continuar escribiendo al día siguiente. Ese “día siguiente” fue aquel en el cual nació nuestra hijita. A ella le dedico con todo mi amor este y todo lo que he escrito.

Diciembre 2014

Artículo aparecido en la versión online de la Revista Rumbos:
  

sábado, 6 de diciembre de 2014

MIS 20 PUNTOS PARA LA COP 20 Y PARA LOS DÍAS DESPUÉS DEL MAÑANA QUE NOS ESPERAN

-->
-->
¿Y cómo hacemos con el desarrollo? Foto: DPA.

Dado que este podría ser el último artículo que escriba en este caluroso 2014 —en vista de que en unos días estaré viviendo uno de los sucesos más importantes en mi vida, es decir, la llegada de mi primogénita y que luego de ello me desconectaré algunos días de esta Tierra que se está yendo a la deriva— escribo estas líneas pensando que es muy probable que esté trayendo a mi hija a un planeta en declive. Así, producto de la ansiedad y de un ataque de nervios, lanzo algunas pinceladas para la reflexión. Y es que ya no sé si confiar si es que con esta reunión climática mundial que acoge esta caótica y sucia ciudad se pueda lograr algo concreto. Leo y veo por doquier que la situación planetaria se complica con cada día que seguimos en el planeta, pese a los esfuerzos de algunos terrícolas que están más preocupados en salir en la foto y en cumplir con una rutina bastante primitiva que consiste, entre otros, en ir de un lado a otro pregonando que tienen la receta infalible para la salvación del mundo, cuando ni siquiera saben qué diablos está pasando. Y por favor, apenas acabe la COP 20 me mandan el borrador de los acuerdos que se van para Paris a probar suerte.   

-->
Así, en este estado latente de felicidad contenida, he intentado plasmar 20 ideas de acorde a esta reunión para ir de la mano de las fallidas veces que los malditos humanos han intentado ponerse de acuerdo. No hay un orden ni prioridad en ellas. Simplemente fueron ocupando estas líneas por orden de llegada.

1. Para empezar de manera relajada, vayan al cine a ver Interestelar, pero no se atiborren de canchita ni de gaseosa. Piensen en cuántas toneladas de basura se produce al día en los cines a los que van regularmente y luego multipliquen eso por siete y por 30 y por 365 y sigan tragando canchita. De pensarlo, me da escalofríos. Y para seguir en esto, les recomiendo comprar la película Sector 9 para alucinar de qué somos capaces los humanos. De hecho, existen cosas peores, pero viendo esas dos películas y al margen de la ciencia ficción, tendremos con estos dos excelentes largometrajes algo para pensar en lo que nos espera en este planeta.

2. ¿Sabían ustedes que los chinos están construyendo cuatro islas artificiales frente a sus costas? ¿Y para qué? Pues para almacenar materia prima y estar bien “stockeados”. Mediante fotos satelitales se puede divisar puertos y pistas en estas masas de arena de hasta 300 metros de largo. Incluso, gigantescos barcos ya están anclados en estas nuevas porciones de territorio chino, donde ya existe una base militar. Las “nuevas” islas han sido construidas en una zona altamente convulsionada, exactamente en el mar que comparte China con Vietnam, al sur de la República Popular. Ya desde hace varios años existen roces por tomar posesión de una buena parte de este mar y de sus islas, dado que en esa zona existirían grandes reservas de petróleo y de minerales. Adicionalmente, quien controla esta zona tiene dominio del pase marítimo entre el océano Pacífico y el Índico. E incluso ya ha habido protestas en Vietnam contra la política imperialista de los chinos. ¿Y ustedes creen que los chinos firmarán algún tratado internacional para dejar de crecer como potencia mundial y así dejar de darle de comer a sus más de 1300 millones de chinitas y chinitos?

3. Los durísimos del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) se reunieron en el 2013 y afirmaron que después de haber revisado miles de estudios sobre el clima mundial, no cabe la menor duda de que estamos haciendo leña el planeta. Según los 840 científicos del IPCC, el cambio climático sigue avanzando sin atisbos de haber una detención. Irónicamente, el científico chino Qin Dahe fue el encargado de hacer pública esta agradable noticia.

4. Desde inicios del Siglo XX, el aire en todo el planeta se ha calentado a la fecha en un promedio de 0,9 grados centígrados. La cifra parece no ser muy amenazadora, pero ya vemos como la nieve y los glaciares se están derritiendo irreversiblemente en nuestro país. Vayan al Pastoruri y véanlo con sus propios ojos.

5. El maldito aire acondicionado podría desaparecer en algunos lugares si es que, por ejemplo, se deja de usar terno en verano. Esa sería una manera de reducir nuestras emisiones de dióxido de carbono. Abusamos de este artilugio para combatir el calor sin pensar también en la cantidad de energía que gastamos y de bacterias que dejamos pulular en ambientes cerrados.

6. El nivel del mar en el planeta ha aumentado 20 centímetros. Ya existen pequeñas islas en el planeta que han desaparecido tragadas por el agua marina.

7. En el hemisferio norte, los últimos 30 años han sido los más calurosos desde la Edad Media.

8. Existen territorios en el planeta, en donde la gente está feliz con el cambio climático. Así por ejemplo, entre el 2002 y el 2011, se ha perdido en Groenlandia seis veces más nieve que entre los años 1992 y 2001. Tal situación es buena para los habitantes de estos territorios, pues ahora tienen extensas áreas donde desarrollar la agricultura y la ganadería. Bueno, los groenlandeses han estado harto tiempo bajo nieve y ahora tienen derecho a deshacerse de ella.

9. El enorme tapiz de hielo que flotaba en el Mar Ártico está al borde de desaparecer. En el 2012, la superficie de esta gran masa fría se redujo a la mitad.

10. Un punto preocupante es el derretimiento del llamado permafrost en varios lugares del planeta. Eso indica que la cosa es bastante grave.

11. Para el IPCC, el causante de todo este desorden mundial es, con un 95% de certeza, el CO2 y el responsable directo es el hombre con sus actividades industriales. En el informe anterior (del 2007) se tenía un 90% de certeza. Ojo, en el planeta siempre hemos tenido cambios climáticos severos que han modificado todo el panorama para el bien de unos y la desgracia de otros. Sin embargo, estos se han dado en periodos muy extensos de tiempo (eras geológicas), lo que le permitió a las especies biológicas adaptarse, migrar, hibernar y realizar otras medidas de adaptación, para salir, casi siempre, airosos. No obstante, lo que sucede actualmente es preocupante porque se da en un periodo de tiempo muy corto con consecuencias fatales, pues existen especies que sucumbirán porque esto les ha caído de “porraso” y no están preparadas, en cambio otras, están felices. A eso debemos sumarle otros factores que degradan nuestro entorno y que acelera su extinción, tales como la contaminación ambiental en todas sus variantes, la deforestación, la tala y cacería ilegal, la introducción de especies exóticas e invasoras, la minería ilegal y un rosario más de actividades humanas insostenibles.

12. Pero en medio de todas estas desgracias, existe una pequeña noticia positiva para la humanidad. Según los modelos climáticos, ha habido una pequeña detención en cuanto al calentamiento global, pese a que la emisión de gases de efecto invernadero se ha duplicado en los últimos ocho años. Las causas de este pequeño “respiro” no son muy claras, por un lado podrían deberse a un debilitamiento temporal de la actividad solar o tal vez a una serie de corrientes marinas de agua fría que han enfriado un poco el planeta o tal vez a una combinación de ambos factores. No se sabe a ciencia cierta que ha pasado. Pero esto no hace que debamos bajar los brazos, pues igual seguimos hundidos en el fango.

El planeta está ya bastante golpeado y cada vez somos más y con más hambre.
13. Y es que los factores naturales han tenido una mínima participación en el aumento de la temperatura promedio del planeta. Desde el año 1986, se mide la actividad solar y se ha determinado que existen solo pequeñas variaciones que no tienen ningún efecto para el clima mundial que llame la atención. Echarle la culpa al sol es pura especulación. No obstante, existe un tema que todavía nos da un dolor de cabeza: las nubes. Sabemos que su presencia enfría un poco el entorno, además de que nos da sombra, sin embargo, las nubes también retienen el calor y esto último predomina sobre el efecto anterior. Entonces, ¿cómo es? Las nubes son un misterio, pues no calzan en los modelos climáticos y no se sabe con certeza cómo es que “funcionan” ni pueden ser simuladas en los modelos climáticos. Pero por ahora, debemos agradecer que estén ahí.

14.  En el Perú necesitamos modernizar el aparato estatal. Así, pese a que tenemos una Política Nacional de Modernización de la Gestión Pública que fue aprobada en el 2013, aún tenemos un largo camino por recorrer llegar a buen puerto. Debemos buscar la eficiencia y eficacia del Estado, con el fin de forjar un mejor futuro como ciudadanas y ciudadanos.

15. Los mares del planeta se están calentando y acidificando. Esto es grave, bastante grave. No contentos con destruirlos y saquearlos, indirectamente los estamos condenando al desastre. Además de recibir el 90% de la radiación solar (para nuestro alivio) y de que no se cuenta con mediciones precisas sobre su evolución, sabemos que están pasando por su peor momento.

16. Todavía pululan por ahí los débiles mentales que niegan los efectos en el clima mundial de la emisión descontrolada de dióxido de carbono. Solo me queda decir que están bastante equivocados y que deberían irse a vivir hasta sus últimos días a Bangladesh, Honduras o Perú para que se convenzan de que estamos en un vagón que está por descender de una montaña rusa sin detenerse y con un futuro incierto.

17.  Pero el Estado no puede solo. Necesita de la participación de todos y en ello, la empresa privada puede aportar bastante. Antes de ello, los empresarios deben entender de una vez por todas que ellos también están en la colada. Asimismo, el Estado debe ser más flexible para construir los puentes necesarios que permitan unir esfuerzos y no tenerle miedo a los recursos financieros que no vienen del erario nacional. 

18. En el Perú, muchos se han enterado de la COP 20 por la posible llegada de Leonardo Di Caprio y muchos sabrán de esta cumbre climática si es que se decreta feriados los días 09 y 10 de diciembre y por el tráfico infernal que habrá en Lima. Pese a las críticas, es necesario hacer un esfuerzo, después de pensarlo bastante, creo que esto es lo más cercano a intentar hacer algo por el planeta. No obstante, no sé si tanta pomposidad sea el escenario preciso para este cometido.

19. Todo este tema del calentamiento global no es un tema de moda, ni una pataleta de un par de desadaptados. No. Estamos frente al mayor reto con el que la humanidad se ve confrontada desde que apareció en este planeta para bien o para mal (del planeta).

20. ¡Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo! Dejen de tragar tanto, de gastar tanta electricidad con las malditas lucecitas y sonseras en estos días y veamos cómo hacer algo por el planeta. No es que nos hundamos en este barco solamente los “que defienden la ecología”. Por supuesto que no. Si nos vamos al infierno, nos vamos todos sin excepción, a menos que cambiemos el rumbo de nuestro destino o que nos vayamos a otro planeta a destrozarlo también. 

 Diciembre 2014

Artículo publicado en la versión online de la Revista Rumbos:

lunes, 10 de noviembre de 2014

NO HAY QUE SER EL REY DE INGLATERRA PARA MANDAR A MATAR ARDILLAS


Con mucha sorpresa y esperanzado en sacar a relucir nuestra sangre monárquica en el país, me enteré de que el controvertido Príncipe de Gales, Carlos, el hijo mayor de la simpática Reina de Inglaterra, mandó a sacrificar a cientos de ardillas en sus dominios (1) para controlar la población de estos roedores. Y es que estos animalitos tan simpáticos son una plaga endemoniada a la que se debe controlar por varios motivos. Por eso, no es mala idea esta propuesta real. No tengamos miedo a pensar que en algunos casos se le debe quitar la vida a ciertas especies de animales (y de plantas), debido a que su presencia no deseada en lugares donde no pertenecen pone en peligro a las especies que ya estaban antes que ellas. Me refiero a las especies exóticas y/o invasoras. Sin entrar en discusiones epistemológicas ni éticas, veamos qué razones fueron las que ocasionaron que el noble inglés tome esta medida. Dejemos de lado el fanatismo y el romanticismo. Si hay que hacerlo, hay que hacerlo. No hay otra. God save the Queen! A partir de hoy seguiré de cerca la vida de los reyes y los nobles de Europa.

La Ardilla de las Carolinas o Ardilla Gris (Sciurus carolinensis), originaria de América del Norte, llegó a Gran Bretaña alrededor del año 1870, seguramente como una tierna mascota. Y en 1876, un correcto y piadoso inglés, impulsado por la ternura que estos animalitos pueden ejercer en los humanos, liberó un par de estas ardillas sin saber qué consecuencias podría traer este acto tan caritativo y “humano”. Seguramente, este personaje anónimo no pudo negarle a este mamífero su libertad y se dejó llevar por la dulce mirada que ejercen con sus enormes ojos negros que parecen dos botones gigantes. Así, en el año 1900 del siglo pasado, la situación no era muy dramática en la isla, pese a que ya empezaban a aparecer en grandes cantidades.

En esos años, la especie de ardilla oriunda de Gran Bretaña, la Ardilla Roja o Común (Sciurus vulgaris), era considerada una plaga en Inglaterra. Por ello, se decidió reducir su población a punta de balazos. Hoy en día, esta ardilla está altamente amenazada y ha desaparecido casi totalmente de los bosques ingleses, pero no tanto por la anterior medida, sino por la presencia de la Ardilla Gris. Sus parientes “grises” han tomado posesión de casi todos los espacios de la ardilla “inglesa y colorada”. Adicionalmente, se estima que, según la autoridad forestal local (2), existirían cerca de 140,000 ardillas rojas frente a más de 2,5 millones de ardillas grises. Sin lugar a dudas, esta es una “guerra” altamente desbalanceada, en la cual, la especie local tiene todas las de perder.

Y una de las razones de la actual situación de estos mamíferos es la presencia del virus Parapox en las ardillas grises, las mismas que son inmunes al virus, pero que se lo transmiten a sus primas, las ardillas rojas, ocasionándoles casi siempre la muerte. Adicionalmente, las ardillas grises pesan casi el doble que sus primas y pueden acceder a frutos más grandes, por lo que están mucho mejor alimentadas, son más robustas y a su vez más resistentes a las condiciones locales. Y en el colmo de la desfachatez, se ha observado que las ardillas grises se roban las provisiones de nueces y semillas que con tanto esfuerzo recolectan sus parientes. Con ello, las ardillas rojas se alimentan mucho menos que las grises y sobreviven con bastante dificultad los duros meses de otoño e invierno, por lo que llegan a la primavera bastante debilitadas y susceptibles a enfermedades.

¿Príncipe ecologista?

El Príncipe Carlos es miembro, honorario por supuesto, de la organización Red Squirre Survival, dedicada a conservar a la Ardilla Roja. Por eso, el noble inglés se preocupa de que se tome las medidas del caso para sacrificar a las ardillas grises sin alterar los bosques donde las ardillas rojas deben sobrevivir para repoblar sus antiguos territorios. Así, tras un estudio científico realizado por la Zoological Society of London, posiblemente a pedido del Príncipe, se cree que algunos individuos de la Ardilla Roja han desarrollado los anticuerpos necesarios para volverse inmunes al virus Parapox. Con ello, las posibilidades de recuperación de la especie aumentan considerablemente.

A todo esto, la Ardilla Gris no solo ha hecho estragos en Inglaterra, sino también en el norte de Italia. Allá, en 1940, políticos italianos llevaron algunos ejemplares de la Ardilla Gris al país con forma de bota y los soltaron poco tiempo después. La historia es la misma: los animalitos se convirtieron en plaga. Adicionalmente, Alemania también podría ser invadida por las vandálicas ardillas grises. Los teutones ya la tienen fichada. Estos simpáticos roedores ya han ocasionado varios cortocircuitos y diversas situaciones caóticas en la red germana de trenes, ya que, por alguna extraña razón, les gusta comerse el plástico que protege los cables eléctricos.

Y en Escocia, la situación también es crítica. Los biólogos de ese país temen que las ardillas grises, que vienen del sur de la isla (Inglaterra), tomen por asalto sus territorios. Por supuesto, las fronteras (políticas) no son impedimento para las especies biológicas. Estas solo podrían detenerse (temporalmente) ante barreras geográficas inquebrantables, como grandes masas de agua o ecosistemas a los que no pueden adaptarse. En el ínterin, el futuro Rey, Carlos, justifica plenamente el uso de diversos métodos para matar ardillas grises y librar a Gran Bretaña de estos simpáticos pero impopulares animales.

Adicionalmente, a todo esto, existe una cuestión de orgullo nacional, pues ni los ingleses ni los escoceses quieren que su Ardilla Roja desaparezca, debido a un invasor foráneo. Además, claro está, la preocupación también radica en el ya mencionado tema fitosanitario en torno al virus Parapox que podría afectar también a otros animales. Así, a mediados del año 2008, se inició una campaña masiva para reducir la población de ardillas grises en Escocia, donde se estima que vive el 75% de la población de la Ardilla Roja.   

Adiós a las ardillas

El método elegido para mandar al más allá a miles de ardillas grises fue el siguiente: los roedores eran cazados vivos mediante trampas y posteriormente recibían una muerte digna y rápida mediante una bala o perdigón. Y como era casi imposible realizar esta campaña en toda la isla, se determinó, mediante diversos estudios científicos, que la incursión debería ser hecha, en primera instancia, tan solo en un corredor de casi 25 kilómetros que atraviesa la isla de oeste a este, para evitar que las ardillas grises y el virus se sigan propagando de sur a norte sin parar. Se estimó también que en Escocia viven cerca de 250,000 ardillas grises. Ya en el 2008 fueron sacrificadas 8000 ejemplares y en los años posteriores estas cifras han ido creciendo significativamente. No hay otra.

Lo interesante en todo esto es que el Ministro de Ambiente de ese entonces, Mike Russel, apoyaba ciegamente estas medidas y manifestaba que eran absolutamente necesarias. Otra vez, no hay otra. Sin lugar a dudas, un factor importante es el envidiable orgullo nacional escocés (que no es lo mismo que el huachafo y tercermundista chauvinismo nacionalista de nuestros lares). Para los avezados insulares, famosos por sus faldas masculinas y sus gaitas, la Ardilla Roja es una especie de alto valor y de gran belleza.

Por supuesto, esta situación no pasó desapercibida para los defensores de los animales, quienes alzaron su voz de protesta. Así por ejemplo, en Escocia, la organización Advocates for Animals manifestó que, como el hombre es el culpable de este problema, se debe buscar una solución ética y a largo plazo. Por otro lado, Richard Wales, de la organización Red Squirrels in South Scotland, sostiene que “el hombre es el culpable del problema y este debe ser resuelto por él mismo”. Personalmente, esperaba que se agarren a golpes como se daría en una buena batalla escocesa, pero esto no sucedió. La razón primó y el sacrificio de los roedores se impuso, como debe ser.

Así, a todo esto, es evidente que no se podrá exterminar completamente de Gran Bretaña a la Ardilla Gris, pese a que ese es el deseo de la comunidad científica local, pues se tiene al frente a una especie exótica e invasora altamente dañina y peligrosa. Wales quisiera, tal como pregona Advocates for Animals, una solución a largo plazo —como podría ser una vacuna contra el virus Parapox—, pero, por ahora, no la hay. La única solución a corto plazo es el sacrificio de las ardillas grises. No hay otra. Lo otro es especulación y buenos deseos.  

Perú exótico

A todo esto y para bien, el Ministerio del Ambiente, a través de la Dirección General de Diversidad Biológica (DGDB), viene cocinando el Plan de Acción para la Prevención, Control y Mitigación de Impactos de las Especies Exóticas Invasoras. Para ello, tras una serie de reuniones con expertos de varios sectores del Estado, de universidades, de organizaciones públicas y privadas y con otros especialistas, la DGDB ha ido recogiendo impresiones y aportes, con el fin de afinar y cristalizar esta herramienta que es muy necesaria para combatir a esta cada vez más fuerte amenaza de la diversidad biológica. El tema debe tomar más fuerza, dado que el Perú está expuesto a un gran número de especies exóticas e invasoras.

Y como somos un país con una muy alta diversidad biológica, producto, entre otros, de una gran oferta de ecosistemas a consecuencia de las diversas condiciones climáticas y geográficas que tenemos, estamos expuestos y somos muy vulnerables a este gran problema. Y lo peor de todo es que no estamos preparados. Por eso, si un día de estos, en Lima o en otra localidad fuera de la costa norte del país, vemos que nos ha invadido la Ardilla de Nuca Blanca (Sciurus stramineus), sí esa simpática ardillita que revolotea ya por casi toda la capital del país, ya saben qué hacer.
    
Noviembre 2014

Artículo publicado en la versión online de la Revista Rumbos:
http://www.rumbosdelperu.com/no-hay-que-ser-el-rey-de-inglaterra-para-mandar-a-matar-ardillas--V2034.html


(1) http://www.theguardian.com/environment/2014/oct/19/prince-charles-grey-squirrel-cull
(2) http://www.forestry.gov.uk/forestry/redsquirrel

viernes, 24 de octubre de 2014

UN PROBLEMA AMBIENTAL QUE INTENTA PASAR DESAPERCIBIDO: LA SOBREPOBLACIÓN DEL PLANETA

-->
El planeta soporta cerca de 7000 millones de personas. Foto: Reuters.





Cualquiera podría decir que estoy obsesionado con los chinos, pero no es así. Me fascina ese país tan lejano y diverso. China tiene casi todo. Posee bosques, desiertos, cordilleras, ríos gigantescos, una muy alta diversidad biológica y casi todo lo que se pueda pensar, pero también tiene algo que me preocupa: ¡tiene más de 1400 millones de chinos! De los 7000 millones de terrícolas, los chinos son los más numerosos. ¡Se imaginan lo que implica paliar el hambre y las necesidades de los chinos! Además, estos honorables asiáticos no tienen ninguna intención de detenerse como nación pues siguen creciendo con la intención de ser la primera potencia económica en el planeta (aunque creo yo que ya lo son). Es decir, los chinos de China no piensan ni a corto, ni a mediano plazo reducir sus emisiones de dióxido de carbono, ni piensan dejar de seguir produciendo más chinitas y chinitos. El tema de la sobrepoblación en el planeta es preocupante. Se estima que para el año 2100 seremos algo más de 13 000 millones de hambrientos, sedientos y contaminantes bípedos humanos en un planeta bastante dañado. 
 
Hace unos días, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hizo un pronóstico que ha sido calificado por algunos expertos como controversial por la manera de haber sido estimado. La ONU sostiene que el planeta contaría en el año 2100 con 13 200 millones de personas. Estos cálculos se basan en lo que ya se había estimado para el año 2012. Para tal fin, se ha tomado datos desde el año 1950 hasta el año 2012 y se ha estimado que la población que más va a crecer es la del continente africano. No obstante, existen varios expertos que critican que con los datos estadísticos de tan solo 60 años se pretenda saber qué pasará con la población mundial en casi 90 años. Pero de tan solo pensar en los chinos, no me parecen nada trasnochadas estas cifras.  

En lo que sí están de acuerdo, tanto los funcionarios de la ONU, así como sus detractores, es en el hecho de que la educación y la formación académica tienen mucho que ver con la cantidad de nacimientos en el planeta. Para ello, uno de los expertos afirma que en promedio, una mujer etíope trae al mundo a seis hijos, sin embargo, si ella fuese a la escuela ininterrumpidamente y hasta los 15 años, solo traería al mundo dos hijos. Así, en las proyecciones de la ONU el factor “formación y educación” no habría sido tomado en cuenta para sus estimaciones.

Además, para los cálculos sobre los pronósticos del clima mundial, es importante la cifra, sobre todo si pensamos en números absolutos, ya que esta nos indicaría cuál es y cuál será la población mundial total y no se distingue entre nacionalidades, educación, sexo o cualquier otro factor similar. No obstante, cuando hablamos de la población por naciones, la situación cambia. Mientras que un europeo central se preocupa, por ejemplo, en recibir a tiempo su jubilación y sus políticos se rompen la cabeza en dilucidar cómo hacer para que los pocos jóvenes del viejo continente sigan aportando a la caja fiscal, con el fin de asumir los costos del Estado, la situación es totalmente distinta, por ejemplo, en Nigeria. El país más poblado de África tiene un severo problema con sus jóvenes, pues según se estima, para el año 2100 la población juvenil se quintuplicará.

África es uno de los contnentes más afectados.
Así, entre las grandes preocupaciones del gobierno nigeriano está el hecho de ver la manera de construir más escuelas y de garantizar la educación de un gran número de sus ciudadanos. Además, no solo es necesario intentar asegurar el tema educacional, sino también ofrecer posibilidades de desarrollo, vivienda, alimentación, trabajo y lo mínimo que se necesita para vivir dignamente. Sabemos que todo esto implica espacio, tiempo y dinero; y que tiene un costo ambiental bastante notorio. Por ende, con una población mundial creciendo de manera imparable, no es descabellado pensar que con ello se acrecentarán problemas como la pobreza, la salud humana, la contaminación y degradación ambiental, la mortalidad infantil y la dura pelea por el acceso a los recursos naturales con los consecuentes conflictos socioambientales.

No hay cama para tanta gente

Algunos cálculos indican que para entender un poco cómo está creciendo la población humana, podemos imaginarnos que cada cinco días, desde hoy hasta el año 2050, surgiría una ciudad de un millón de habitantes en los países en vías de desarrollo. Anualmente, estamos creciendo a razón de 80 millones de personas en el planeta. A eso, hay que tomar en cuenta el hecho de que el mayor porcentaje de ese crecimiento se da en las regiones más pobres del globo terráqueo. En países como Malawi, Nigeria y Uganda, vivirán, en el año 2100, el quíntuple de personas de las que viven hoy, si es que se logra hacer retroceder las cifras de fertilidad. Si eso no sucede, se estima que el número de habitantes sería 30 veces más grande que el actual. Sin duda, estamos hablando de bastante gente en una zona altamente pobre.

Y no nos debe extrañar que esto suceda, cuando sabemos que en los países en vías de desarrollo existen cerca de 80 millones de mujeres que quedan embarazadas sin desearlo. Esto sucede en gran parte porque no tienen acceso a métodos anticonceptivos. Si las mujeres y adolescentes podrían decidir libremente cuántos y cuándo tener hijos y si tendrían acceso a métodos anticonceptivos y a una educación sexual sin tapujos religiosos, serían mucho más saludables, productivas y tendrían mayores y mejores posibilidades de recibir educación y de formarse como profesionales.

Por otro lado, en Europa habitan actualmente cerca de 742 millones de personas. Para el año 2100 se estima que habría 639 millones de europeos, es decir, existiría un retroceso de 14% en su población total. Esto grafica un poco cómo se está dando el crecimiento en algunas partes del planeta. Asimismo, la ONU proyecta que el promedio de la esperanza de vida en la Tierra subirá de la actual cifra de 70 años a 82 años para el año 2100; e incluso, en países industrializados esta cifra podría llegar a 89 años de edad. En otras palabras y aunque suene duro, habrá más gente que alimentar y mantener por más tiempo.

Y en el país de las maravillas

El Perú no se queda atrás, es decir, el país seguirá creciendo en varios aspectos. El incremento evidente de la rentabilidad económica para un gran porcentaje de peruanas y peruanos se evidencia, entre otros, en un creciente poder adquisitivo y en una expansión desordenada de las ciudades del país. Además, en muchos lugares es evidente el avance de la deforestación, de la quema de tierras y de la invasión de terrenos para ampliar la frontera agrícola y ganadera. Sin duda, el deterioro de nuestra diversidad biológica seguirá aumentando, pues tenemos muchas cabezas que alimentar y tendremos más de ellas en los siguientes años. Las familias seguirán creciendo y atomizándose, los nuevos miembros querrán tener su carro, su departamento, su chacra para sembrar, sus equipos tecnológicos; y querrán no quedarse atrás y “progresar” para asegurar el bienestar de los suyos y de los que vienen más adelante.     

Así por ejemplo, hace unos días, el economista Eduardo Zegarra, investigador principal del Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE), afirmó que cerca de seis millones de peruanos no contarían con los servicios de agua potable. Y esa cifra, así como vamos, podría seguir aumentando. E incluso, ya no solamente es el hecho de tener agua potable en tu domicilio, sino, también sucede que tienes tu conexión, pero la demanda es tan alta en tu zona que recibes solamente un “chorrito” de agua. Eso estaría sucediendo en algunos nuevos edificios en Lima y en otras ciudades costeras. Con todo lo anterior, a quién le extraña que cada vez sea más caro y complicado acceder al agua potable.

El hecho es que cada día somos más y que la pugna por el acceso a los recursos naturales va a crecer y va a ser más despiadada. Es lógica pura, a más gente, más bocas a las que debemos alimentar, a las que debemos darle agua, asegurarles el transporte, darles energía, garantizarles un espacio para vivir, darles medicina, etc. Es decir, de ninguna manera puede quedar el planeta tal cual como ─en el mejor de los escenarios─ está actualmente, ante el imparable crecimiento poblacional. Así la población humana dejase de crecer hoy día, el planeta ya cojea y sufre para darnos a todos alimentos, agua, refugio y combustible.   

Dicho lo anterior, ¿se imaginan si la profecía de la Cámara de Comercio de Lima se cumple? Es decir, ¿cómo será el Perú si es que se llega a convertir, en el año 2027, en un país del “Primer Mundo”?. Habría que alucinar cuál sería el estado de conservación de nuestros bosques tropicales, de nuestros páramos andinos, de toda nuestra geografía en general y en especial (creo yo) de nuestro mar. Ser un país “desarrollado” nos costaría un “ojo de la cara” sin lugar a dudas. Esto, en especial, si no existe un cambio de actitud en la mente de nuestros compatriotas por valorar nuestra diversidad biológica, por buscar la institucionalidad, por dejar de practicar la asquerosa y contraproducente “criollada”, por cambiar de actitud y por dejar atrás la informalidad. No podemos detener el crecimiento, pero crezcamos bien y pensando en los que vienen más adelante. Dejemos también de repetir la frase: “dejemos un mejor planeta para las futuras generaciones”. Lo que debemos dejar son mejores personas.     

Artículo publicado en la versión online de la Revista Rumbos:

 Octubre 2014

jueves, 2 de octubre de 2014

¡LA CONCHA DE LA LORA! ¿OTRA VEZ A VOTAR POR EL MAL MENOR?

 
Una vez más debo votar por el mal menor. Me jode aceptar esta triste realidad. Votaré por Susana Villarán. Me jode resignarme a tener que proceder de esta manera. Claro, en un mundo ideal, votar por un candidato en el que crees y que pese a ello, pierda, es bastante posible y no es el fin del mundo. Puede ser que el ganador no sea de tu agrado o de tu corriente ideológica, pero, repito, en un mundo ideal, se supone que el candidato ganador hará una gestión decente. Y justamente, esta última palabra, es decir, decente, es lo que más extrañaré del muy posible ganador de estas aburridas y fatalistas elecciones de octubre de 2014. 
 
Me da risa los intentos desesperados de los “villaranistas” por intentar voltear la tortilla. Se necesita algo más que estar “pegando” (porque qué fácil es utilizar lo de otros) propaganda política y artículos periodísticos a favor de su candidata en las redes sociales sin pensar en entrar en la vida política. Qué fácil es estar cómodamente sentado en Starbucks tomando su capuccino y hablando huevadas con sus coleguitas y sintiéndose un mártir de la democracia por su accionar en la red. Apoyo a Susana porque creo que es decente y que ha agarrado al toro por las astas, pero pienso que está rodeada de algunos soberbios e incapaces colaboradores, consejeros y “ayayeros”.    

Apoyo la chamba de Susana pero pienso que ha obrado mal en muchos aspectos por no poner mano dura en su entorno y por no contratar gente capacitada para gestionar una ciudad tan emputada como Lima. Apoyo la reforma del transporte (y otras) que ha iniciado, pero no puede ser que tenga, entre otros, ese discurso tan falto de cerebro de mandar a la gente a caminar y querer “achorarse” sin ningún tacto político escudada por la innumerable manga de intermitentes seguidores y defensores. Estos ciudadanos y ciudadanas solo defienden y apoyan lo que, a su parecer, solo a su parecer, es lo mejor para la humanidad. No comulgo con estas posiciones, eso de ninguna manera. 

Me parece patético que el “mudo” gane estas sosas elecciones. Me da bronca tener que vivirlo (otra vez). Pero es lo que, al parecer, nos toca. Ahora, ¿cómo enfrentar esta situación? Creo yo que una posibilidad es dejar de ser “político (palomilla) de ventana (informática)” y pensar en refundar nuestra oferta partidaria. Cambiarle el “chip” a la gente de a pie en estos momentos es casi imposible; y más ilusorio es hacerlo desde un escritorio o desde un sofá. Se necesita trabajo de base y apoyar el sistema partidario para evitar el caudillismo y el surgimiento de “líderes chauchillas” que solo figuran por periodos y que se venden y arriman al mejor postor. También se necesita estar en la capacidad de respetar las discrepancias ideológicas y en base a eso, discutir de manera decente y presentar propuestas coherentes. 

Ya hice estos comentarios en un foro privado y me tildaron de derechista, facho y de “desubicado”. Por supuesto que casi me agarro a golpes con los “gurús” que creen que su doctrina es la palabra y el pensamiento divino e incluso que creen haber sido tocados por la divina providencia. Respeto todo lo que creen y defienden mis conciudadanos. Los respeto, pero eso no significa que piense igual que ellos. Esas diferencias son positivas, pues permiten construir una democracia basada en la libre opinión. Por eso la defiendo. Entonces, a votar por quien podría representar tu punto de vista sobre lo que sucede y deberá suceder en esta ciudad infernal. 
Octubre 2014