miércoles, 17 de junio de 2009

LAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS DE USO INDIRECTO EN EL PERÚ:

Las Áreas Naturales Protegidas (ANP) en el Perú de uso indirecto comprenden a los Parques Nacionales, los Santuarios Nacionales y los Santuarios Históricos. La protección de los recursos naturales en estas áreas es de manera intangible, es decir no se permite su extracción o modificación alguna del medio ambiente. Únicamente está permitida la investigación científica, así como las actividades turísticas, educativas y culturales.

Es la categoría más estricta en cuanto al manejo dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas por el Estado (SINANPE) en el Perú.

Las ANP de uso indirecto son zonas protegidas por el Estado con el fin de que en ellas exista el menor grado de intervención humana. A través de la protección de los recursos naturales, se generan beneficios de manera indirecta. La captura de carbono y por ende, la regulación del clima mundial, así como el abastecimiento de agua, son utilidades para la sociedad actual y para las generaciones venideras. La protección de estas importantes áreas garantiza una mejora de la calidad de vida y de la posibilidad de brindar nuevos conocimientos, así como nuevas posibilidades de desarrollo a través de la investigación en dichos territorios.

Las ANP de esta categoría protegen los suelos de la erosión, garantizando la productividad y el beneficio para las poblaciones aledañas. Asimismo, previenen a las poblaciones cercanas de desastres naturales, tales como derrumbes o deslizamientos. Además, preservan muestras representativas de la biodiversidad y de determinados ecosistemas, asegurando el mantenimiento de la diversidad genética y el estudio de algunas especies para el beneficio humano.

En dichas funciones recae su importancia y relevancia, por lo que es fundamental asegurar que estas ANP cumplan sus objetivos. Del mismo modo, es necesario velar por que se limite y regule el grado de intervención. La administración y el manejo de las mencionadas áreas deben incluir también a las poblaciones humanas aledañas o fronterizas ya que no es viable a largo plazo, conservar un área determinada sin la participación del poblador local.

Los Parques Nacionales (PN) del Perú

Los PN más representativos son el PN Huascarán en Ancash y el PN del Manu, en Cusco y Madre de Dios. El PN Huascarán se ubica en la cadena occidental de los Andes del Norte, precisamente en la Cordillera Blanca, al este del Callejón de Huaylas en el Departamento de Ancash. Alberga cerca de 660 glaciares, 270 lagos y 41 ríos. Así también 26 nevados superan los 6.000 metros de altura, destacando el nevado Huascarán con 6.768 metros, el más alto del Perú y el nevado Alpamayo, catalogado como el más bello del planeta por su forma piramidal. Este PN es uno de los puntos turísticos más atractivos de la sierra peruana. Ha sido considerado como Patrimonio Mundial Natural en 1975, así como Reserva de Biosfera en 1977 por la UNESCO.

El PN del Manu es el único en América del Sur que contiene todos los ambientes tipo de la selva baja tropical. Protege más de 1.000 especies de aves y más de 200 de mamíferos. Además alberga el 10% de especies vegetales del planeta. Este PN es también uno de los puntos magnéticos del turismo y recibe un gran número de visitas para la investigación científica. En 1977 fue reconocido como Reserva de Biosfera por la UNESCO.

Los Santuarios Nacionales (SN) y los Santuarios Históricos (SH)

Los SN como las Lagunas de Mejía en la costa de Arequipa, los Manglares de Tumbes en la costa norte del Perú y el SN Huayllay en Pasco –un bosque de piedras en la serranía central del Perú- protegen una o varias comunidades bióticas. Los SN también albergan especies endémicas, es decir de distribución restringida. Del mismo modo conservan formaciones geológicas y naturales únicas que presentan un interés científico o paisajístico.

Las Lagunas de Mejía y los Manglares de Tumbes son dos de los diez humedales peruanos contemplados en la lista RAMSAR que preservan especies amenazadas. En el caso de los Manglares de Tumbes, este importante ecosistema sufre la extracción y depredación de algunas especies y la tala ilegal de árboles, así como la contaminación a través de la crianza intensiva de langostinos.

Por último, están comprendidos los santuarios históricos que protegen una o varias comunidades bióticas, así como monumentos o restos arqueológicos de alto valor histórico. Dichas ANP preservan, a su vez, el escenario de acontecimientos históricos relevantes. Su uso es también indirecto y no pueden ser intervenidas. A esta categoría pertenecen: el SH Machu Picchu en el Cusco, el SH Bosque de Pómac en Lambayeque, así como el SH Pampa de Ayacucho en la sierra sur del Perú.

Las ruinas de Machu Picchu son mundialmente conocidas y otro punto magnético de turismo. Este santuario es un punto donde convergen la sierra y la Amazonía que conserva la flora y fauna del lugar así como los restos arqueológicos de la ciudadela inca. En él existen además cerca de otros 30 puntos arqueológicos interconectados por el Camino Inca. Esta ANP protege además especies en peligro de extinción como el oso de anteojos y el gato montés.

El Santuario Histórico Bosque de Pómac (SHBP): un caso que debe tomarse en cuenta

El SHBP está ubicado en el distrito de Pitipo en la provincia de Ferreñafe, en el departamento de Lambayeque en el norte del Perú. Su extensión es de 5.837 hectáreas. Este importante santuario contiene 36 pirámides pertenecientes a la Cultura Sicán. Destaca la Huaca Loro, en donde se descubrió al Señor de Sicán en 1995. Alberga 26 especies de aves y 7 de mamíferos, pese al alto grado de intervención por el que atravesó los últimos años. Entre las principales aves que se conservan en el SHBP destaca la Cortarrama Peruana (Phytotoma raymondii), que es una especie de distribución restringida de la Región de Endemismo Tumbesina.

El santuario protege una muestra representativa del Bosque Seco Ecuatorial y fue invadido en el 2001 por cerca de 150 familias provenientes de la sierra del departamento de Cajamarca. Dichos invasores se dedicaban a la tala ilegal del bosque y se calcula que depredaron cerca de 1.200 hectáreas de bosque.

La mayor y más importante formación de algarrobos del Perú estuvo muchos años amenazada por los inescrupulosos madereros que talaban los algarrobos y producían leña de manera artesanal en el mismo santuario para su comercialización.

En enero del 2006, tras un arduo proceso judicial, se dictó finalmente la sentencia que garantizó el desalojo de los invasores del SHBP. Dicha sentencia favorable al santuario fue posible gracias a la presión ejercida por la sociedad civil y todos los interesados en que se conserve esta importante ANP.

Es realmente insólito que pese a que la categoría de santuario -la más estricta en cuanto a la conservación- el SHBP haya sufrido dicha invasión y depredación. Dicha situación no hace más que demostrar el poco poder de intervención del Estado en algunas zonas y la insuficiente legislación ambiental que existe en el Perú, ya que los invasores opusieron una tenaz resistencia, a través de su defensa, evidenciando algunos vacíos legales y falta de fuerza de la justicia.

Estas ANP son muy delicadas y frágiles a la intervención humana como se aprecia en el caso del SHBP. Al estar ubicadas en zonas prioritarias para la conservación, debemos velar por ellas y una de las maneras de hacerlo es conociéndolas y resaltando su importancia.

Artículo publicado en abril de 2006 en Infoecología:
http://www.infoecologia.com/ultimo/2006/abril2006/ANP_uso_indirecto_2006042401.htm

11 comentarios:

  1. yo soy incha del bayermunich

    ResponderEliminar
  2. k chido gracias por ayudarme en mi tarea me gusta esta inormacion

    ResponderEliminar
  3. .l. le falta informacion xD by: benson

    ResponderEliminar
  4. chupenme las bolas maricones de mrd la pinga le gusta xD by: BENSON

    ResponderEliminar
  5. bien me ayudo mi trabajo

    ResponderEliminar