lunes, 15 de junio de 2009

EL TEMA AMBIENTAL COMO NOTICIA


En los círculos académicos no existe unanimidad en cuanto al uso de los términos: periodismo ambiental, periodismo medioambiental, periodismo ecológico u otras denominaciones que hacen referencia al periodismo que se ocupa del medio ambiente en general. Según los periodistas españoles Alberto Gómez y Antonio Machín, existe una confusión en los términos medioambientales debido a que se dan diferentes significados a los mismos vocablos “según la profesión o nacionalidad de quienes los usan”. Asimismo, ambos autores señalan que el tema ambiental abarca diversos aspectos y que es multidisciplinario, por lo cual, “llegar a conocer y emplear bien todo este caudal léxico es tarea harto difícil”.

Por eso, es vital, en el ejercicio de este tipo de periodismo, contar con la capacidad de unificar los conocimientos periodísticos y ambientales, con el fin de desarrollar un periodismo que contenga respaldo científico, incorporando estrategias de comunicación para llegar a la mayor cantidad de gente, en un lenguaje claro. De esta manera se debería generar corrientes de opinión, a través de las cuales, se enfrenten los problemas ambientales y se denuncien los atropellos que se realizan contra la diversidad biológica y contra los ecosistemas que la albergan.

Sin embargo, ¿qué es el periodismo ambiental? No existe consenso al respecto, sin embargo, me quedo con la definición que propone el periodista uruguayo Victor L. Bacchetta, quien afirma que el periodismo ambiental “es el tratamiento a través de los medios de comunicación de los temas relacionados con el medio ambiente, considerado como el conjunto de sistemas naturales y sociales en donde conviven el humano y los demás seres vivos”.

El periodismo ambiental es una forma de periodismo científico con elementos educativos y de investigación que debe además, lograr incorporar algo de entretenimiento para motivar la lectura, utilizando técnicas comunicativas. Uno de los objetivos del periodismo ambiental debe ser el aportar elementos de juicio y fundamentos racionales, así como científicos, para la planificación, puesta en marcha, seguimiento y toma de decisiones de las iniciativas que busquen implementar una adecuada gestión ambiental destinada a propiciar la mejora de la calidad de vida.

¿Qué se trae consigo el periodismo ambiental?

Este tipo de periodismo debe tomar en cuenta varios aspectos para lograr los efectos que pretende. Es así como la forma de entender un tema específico por el ciudadano común y corriente, es diferente a la manera como la entiende el experto. Esto origina que no baste la prueba científica para que las personas actúen de la forma como se les sugiere, sino que debe haber un convencimiento y una motivación. Los temas ambientales buscan impactar en el comportamiento humano, muchas veces sugiriendo cambios radicales en la forma de actuar de las personas.

Las personas pueden actuar de manera distinta a la deseada, si no se plantean con claridad los objetivos que se buscan y si no se justifica bien la importancia de lograrlos. A través de ellos se comunican aspectos que generalmente tendrán resultados a largo plazo. La ausencia de logros visibles en un corto tiempo, puede desalentar la acción ciudadana, si no se comunica lo que se espera de manera clara y estimuladora. La comunicación ambiental será efectiva, siempre y cuando las personas encuentren un sustento de acción de aquello que se sugiere hacer. Por ejemplo, si se plantea la separación de residuos sólidos y no se provee oportunamente del servicio de recolección diferenciado por parte de las autoridades municipales, lo más probable es que el proyecto fracase.

El periodismo ambiental debe despertar y formar conciencia ambiental con el fin de que se adquiera una mayor sensibilidad con respecto al medio ambiente y a sus problemas, a través de la generación de conocimientos que fomenten una comprensión básica del ambiente en su totalidad. A través de él, se debe además fomentar una posición crítica hacia las actividades que atenten contra el medio ambiente y proponer soluciones viables.

Para garantizar una comunicación exitosa que abarque los problemas ambientales, se debe incorporar principios básicos de la comunicación, teniendo en cuenta la existencia de diversos públicos y actores sociales, así como los niveles educativos y culturales del destinatario al que uno se dirija. Con el fin de llegar a cada uno de ellos, se debe tener en cuenta los diferentes medios de comunicación, horarios, frecuencia de emisión, tipo de mensaje, género, tono y tratamiento. Además de la comunicación masiva, es recomendable contemplar la comunicación interpersonal, el uso de medios alternativos y las estrategias de educación ambiental.

La necesidad de un periodismo ambiental

El periodismo ambiental busca, además de informar, poner en la agenda política los problemas que afectan a la sociedad y generar corrientes de opinión en base a una información completa y veraz. Adicionalmente, busca producir el afianzamiento de una ciudadanía informada y participativa que tenga los elementos necesarios para participar activamente en medidas que coadyuven a un desarrollo integral.

Para lograr un desarrollo que abarque a toda la sociedad a través de dicha participación ciudadana, el investigador mexicano Eduardo Santana afirma que es imprescindible “una ciudadanía informada con conocimientos sobre los valores de nuestro patrimonio natural, las causas de la problemática actual y sus efectos sobre el bienestar de la sociedad en su conjunto. De aquí el importante papel que juegan los medios masivos de comunicación en el debate ambiental en especial por la importancia de su incidencia en la opinión de un gran sector ciudadano”

Es por eso que el periodismo debe buscar dar a conocer los beneficios que genera el uso racional y sostenible del medio ambiente a la comunidad, y denunciar hechos irregulares que atenten contra él, así como contra la diversidad biológica. Así también, según Santana el periodismo “contribuye a la construcción de una política y de una cultura ambiental que, para ser efectiva, debe estar ligada de manera indisoluble a la eliminación de la pobreza”.

Por otro lado, en países como el Perú, poseedor de una diversidad biológica muy variada y que aún no conocemos en su totalidad, la pobreza se enraíza principalmente en las zonas que justamente deberían ser las más beneficiadas con la diversidad biológica del país. La presión social que existe hacia el medio ambiente en los últimos años es difícil de controlar si no se aplican políticas integradoras que incluyan factores bióticos y abióticos, con prioridad en las poblaciones con mayor índice de pobreza.

Santana afirma también que “son precisamente las poblaciones indígenas y campesinas con los mayores niveles de marginación social y cuyo bienestar depende de manera inmediata del aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, las que viven en las zonas silvestres que albergan la mayor diversidad biológica”. Es por eso que para buscar un desarrollo sustentable que traiga beneficios para las poblaciones rurales, éstas deben participar del uso directo e indirecto de los recursos naturales.

Sin embargo, para tal fin se debe conocer lo que dichas poblaciones realmente poseen, los potenciales que presenta su entorno, así como los mecanismos que existen para un uso sostenible. Es imprescindible además conocer y entender sus características socioeconómicas y culturales. Este conocimiento permite distribuir y ordenar los efectos ambientales que sobre sus territorios implica, el tan mentado, desarrollo sostenible a través del manejo responsable de los recursos naturales.

Por lo tanto, una de las metas del periodismo ambiental debe ser alcanzar y transmitir la profundidad de problemas ecológicos y socialmente complejos. Para coadyuvar a obtener y hacer público dicho conocimiento está el periodismo ambiental. Usémoslo.


Artículo publicado el 13 de junio de 2007 en el Diario La Industria de Trujillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario