miércoles, 17 de junio de 2009

TODAVIA ESTAMOS A TIEMPO DE PROTEGER NUESTRO MAR Y SUS RECURSOS NATURALES

Esta situación podría cambiar si la reciente Ley N° 28793: Ley de Protección, Conservación y Repoblamiento de las Islas, Rocas y Puntas Guaneras del país, emitida el 21 de julio del año en curso, logra que se incorpore al SINANPE, en un plazo no mayor de 90 días tras su publicación, a las islas, islotes y puntas guaneras del país. La Ley declara de interés nacional la protección, conservación y repoblamiento de las islas, rocas y puntas guaneras del país.

De incorporarse al SINANPE una ANP que proteja nuestros recursos marinos, ésta podría ser categorizada como Reserva Nacional, es decir una categoría de uso directo que permite el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, a diferencia de un Parque Nacional o un Santuario Nacional que son de uso indirecto, en cuyos territorios solo están permitidas actividades turísticas restringidas y de investigación. Si se logra incluir este Sistemas de Islas, Islotes y Puntas Guaneras, el Perú tendría la primera red de áreas marinas protegidas en América del Sur.

El área total propuesta para su conservación abarca los territorios de 11 puntas guaneras y 16 islas a lo largo de nuestro litoral, de las cuales, destaca Punta San Juan en Ica con importantes poblaciones de pingüinos de Humboldt, lobos marinos chuscos y finos. De las islas, destacan las Islas Lobos de Tierra y Lobos de Afuera frente a las costas lambayecanas, las Islas Pachacamac y Asía, así como los Islotes Cavinza y Palomino frente a las costas limeñas. ¿Qué es lo que se busca proteger? se intenta proteger las principales poblaciones de aves y mamíferos marinos así como los lugares de reproducción, con el fin de garantizar la continuidad de las poblaciones marinas en beneficio de las poblaciones humanas del país. El Sistema propuesto protegería 3.202,55 Ha. de zona terrestre y 122.348,42 Ha. de zona marina.

Sociedad Civil en acción

La promulgación de esta Ley ha sido posible gracias al invalorable esfuerzo realizado por diversas organizaciones de la Sociedad Civil organizadas en el Consorcio BIOMAR, integrado por Conservación Internacional (CI), la Asociación Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), la Asociación Mundo Azul, The Nature Conservancy, Fundación ProNaturaleza y otras instituciones comprometidas con la conservación y el manejo sostenible de nuestros recursos naturales. El Consorcio BIOMAR viene impulsando la incorporación al SINANPE de estos importantes recursos marinos desde el 2001. Asimismo, esta iniciativa civil viene impulsando la ampliación de los territorios de la RN de Paracas de tal manera que se incorporen a la zona protegida las Islas Chincha y Ballestas.

Es importante fomentar que se conozca más acerca de esta problemática y que todos nosotros nos involucremos en la conservación de este importante ecosistema, así como de su gran biodiversidad. El mar del Perú tiene un gran potencial que debemos asegurar para generaciones futuras. Debemos exigir al Estado que culmine esta iniciativa tan necesaria, aprobando el Decreto Supremo de la creación de RN Sistemas de Islas, Islotes y Puntas Guaneras del Perú, así como la ampliación de la RN Paracas. Es vital que el Estado tome la batuta de la conservación como uno de sus puntos de agenda, así como que la ciudadanía apoye y fiscalice la gestión ambiental.

Aspectos a tomar en cuenta

Este esfuerzo debe de ir de la mano con políticas claras de manejo de algunas especies claves de nuestro mar como la anchoveta, que es el elemento esencial de la cadena trófica y de ella dependen varias de las especies marinas. Además, debemos asegurar que exista una buena política de resguardo de nuestra costa marina ya que, debido a esta carencia, muchas flotas extranjeras ingresan a depredar nuestros recursos marinos. Asimismo, al crear una ANP o un subsistema, es necesario que se salvaguarden los territorios protegidos con personal especialmente contratado y capacitado para tal fin.

Otro de los puntos claves en este importante proceso de conservación, es el de definir el Plan Maestro y los Planes de Uso. Es conocido que los recursos marinos se vienen utilizando desde la aparición de los primeros peruanos y que de ellos depende su supervivencia. Es por eso que, en la elaboración de los planes, se debe incorporar a los pobladores de nuestra costa como socios estratégicos para la conservación del Mar Peruano. Al mismo tiempo, como toda zona protegida, deben existir zonas de amortiguamiento que busquen minimizar los impactos de las actividades humanas que se realizan en el entorno inmediato.

Todos estos factores y seguramente otros, deberán ser analizados y manejados de manera profesional, con un buen sustento científico sin dejar de lado el factor social. No solo es cuestión de proteger de manera intangible especies biológicas y ecosistemas, sino de conservar, impulsando un manejo regulado que asegure beneficios inmediatos y una sostenibilidad en el tiempo de estos recursos tan valiosos.

Artículo aparecido el 7 de agosto de 2006 en la versión online de la Revista Viajeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario