martes, 16 de junio de 2009

LA REGIÓN DE ENDEMISMO TUMBESINA: UNA ZONA DE GRAN IMPORTANCIA QUE DEBEMOS CONOCER Y CONSERVAR


La Región de Endemismo Tumbesina es uno de los lugares de mayor importancia a nivel mundial en cuanto a endemismo en aves. Comprende la parte occidental del Ecuador y nor-occidental del Perú y tiene una extensión de 135,000 Km². En el Perú, abarca los departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque y parte de los territorios de Cajamarca y La Libertad. Urge su conservación, ya que es una zona del país con uno de los mayores índices de deforestación e intervención humana.

La clasificación de diversos territorios en áreas de endemismo, es válida sólo para aves y es utilizada por BirdLife International.

Con cerca de 800 especies de aves (el 8% de todas las especies a nivel mundial) y 59 especies de aves endémicas, la Región de Endemismo Tumbesina es una de las cuatro zonas de endemismo en aves más importante del planeta. De las especies de aves exclusivas de la región, quince están amenazadas y su territorio está restringido a menos del 5% de su hábitat original. Así también, el 5% de las aves endémicas y el 17,5% de las subespecies de la región solo se encuentran en el bosque seco.

La referencia a Tumbes se debe a que este departamento se encuentra en el centro de la zona. La Región de Endemismo Tumbesina alberga una riqueza binacional, que implica y obliga aunar esfuerzos para su protección. Perú y Ecuador están en la lista de los diez países más biodiversos del planeta por lo que la conservación de sus recursos naturales, es de vital importancia para garantizar una importante fuente de ingresos y de desarrollo. La región alberga ecosistemas únicos, altamente amenazados y poco estudiados.

Las áreas de endemismo en aves planteadas por BirdLife International (ver recuadro) tienen como principal objetivo, determinar las áreas prioritarias para la conservación de la biodiversidad del planeta. Estas zonas tienen una alta diversidad de especies de animales y plantas que evolucionaron como especies únicas dentro de estas zonas endémicas, como por ejemplo la Pava Aliblanca (Penelope albipennis). Asimismo, dichas áreas son territorios muy vulnerables a la intervención humana, por lo que se necesita establecer mecanismos focalizados de conservación y de sensibilización a las poblaciones locales.
Anexo.:
Las áreas de endemismo en aves: ¿Qué son? ¿Cómo se establecen? ¿Cuál es su importancia?

Estas áreas, también conocidas como EBA (Endemic Bird Areas), son lugares en donde el hábitat de dos o más especies de aves de distribución restringida se superpone. BirdlLife International (
http://www.birdlife.org/) ha identificado 218 zonas de estas características en el mundo. Estas zonas críticas albergan poblaciones que habitan exclusivamente en un radio no mayor de 50,000 Km².

Para establecer estas áreas, se identifica en primer lugar el área de distribución de una especie endémica, luego, la de las demás especies endémicas. Tras esta identificación, se traza un primer límite del área de endemismo que abarque la distribución de todas estas especies. A esta primera demarcación se le suma la extensión de los hábitats que comprenden estas áreas de distribución, los niveles de altura y otros factores topográficos que ayuden a delimitar esta zona (ríos, ciudades, cordilleras, etc.)

Las EBA son importantes por su alta biodiversidad y por albergar a la gran mayoría de especies de distribución restringida (solo un 7% de especies no se encuentra en estas zonas) que se hayan amenazadas o en peligro de extinción. Estas áreas también presentan una vegetación y fauna única. Estas características convierten a las EBA en indicadores de biodiversidad. Gran parte de las EBA se encuentran en países tropicales. El total de estas áreas es de 7’300,000 Km², lo que representa apenas el 5% de la superficie terrestre. Cerca del 26% de las especies de aves a nivel mundial, es decir 2,500 especies, están restringidas a estas áreas prioritarias para la conservación. En el Perú las principales áreas de endemismo en aves se encuentran en: la puna de Junín, el valle del Marañón, las cordilleras del noroeste (cordillera del Cóndor, Colán y Occidental), los andes centrales, la zona del Huallaga, Cuzco, Madre de Dios y la Región de Endemismo Tumbesina.


El Bosque Seco Ecuatorial es la ecorregión predominante en la Región de Endemismo Tumbesina. Asimismo, se encuentran el Bosque Tropical Pacífico, el Desierto del Pacífico y el Mar Tropical. Estas cuatro ecorregiones albergan los hábitats de esta área de endemismo y se encuentran entre los 0 y 3,000 msnm. Los principales hábitats son: el desierto, el páramo, los bosques húmedos siempre-verdes, los bosques de neblina, los manglares y el bosque seco.

La gran variedad de especies de esta zona, incluye también a la flora. Se han identificado 5,000 especies, de las cuales 1,000 son endémicas. Gran parte de la flora de esta zona pierde sus hojas durante la época seca (que va de mayo hasta diciembre). Este mecanismo le permite ahorrar a la planta agua y energía. Ambos elementos son utilizados en la época lluviosa para producir semillas.

Las causas del endemismo y de la biodiversidad

La ubicación ecuatorial de la región, la convierte en un lugar de convergencia de dos corrientes marinas: la Corriente Peruana o de Humboldt; de aguas frías, y la Corriente del Niño, de aguas calientes. Ambas corrientes determinan las precipitaciones y en parte el clima de la zona. Cuando la Corriente de Humboldt que fluye de sur a norte, impide que la Corriente del Niño avance hacia el sur, las lluvias son escasas. Sin embargo, cuando la Corriente del Niño se desplaza hacía el sur y permanece buen tiempo, las lluvias son abundantes. A este último caso se le conoce como “Fenómeno de El Niño”, el cual origina precipitaciones, cuatro a diez veces superior al promedio normal. Estas lluvias causan gran daño, sin embargo permiten una gran regeneración de los bosques secos, y por ende de gran parte del hábitat de esta zona.

Otro factor de importancia que influye en la biodiversidad, es la baja altitud de los andes en la parte norte del Perú, lo que facilita el paso de nubes provenientes de la selva y con ellas, la lluvia y humedad. Adicionalmente, esta característica permitiría que algunas especies amazónicas, probablemente provenientes de Ecuador y de Colombia, se trasladen a los bosques secos del Perú.

La Región de Endemismo Tumbesina presenta además una topografía accidentada y una variedad de climas que originan una vegetación muy diversa y la gran diversidad de hábitats. Muchas especies se adaptaron perfectamente a espacios reducidos y muy particulares, esto generó un aislamiento poblacional en muchos casos. Del mismo modo, la distribución y desarrollo de especies endémicas se debe también a la estacionalidad climática que determina la dinámica de los bosques. Asimismo, la diversidad local y restringida de especies tendría su explicación en las diferencias ecológicas entre los diversos hábitats, lo que originaría diversos niveles de precipitaciones y periodos de estacionalidad.

La Región de Endemismo Tumbesina: Zona amenazada que urge proteger

La Región de Endemismo Tumbesina alberga además del gran número de aves y de especies vegetales, ocho especies exclusivas de mamíferos. Asimismo, se registran en la zona jaguares, tigrillos, osos andinos, monos araña y monos aulladores de la costa. Muchas de estas especies se encuentran amenazadas por lo que urge crear más zonas reservadas e implementar políticas de conservación y desarrollo antes de que sea demasiado tarde. En toda la región se han establecido 16 áreas naturales protegidas (ocho en Ecuador, ocho en Perú) reconocidas por cada uno de los Estados.

Adicionalmente, se han establecido en Ecuador los bosques protectores, mientras que en el Perú se viene gestionando la implementación de las áreas de conservación regionales. Estas áreas son muy importantes y deben servir de ejemplo para que los Gobiernos Locales promuevan y respalden este tipo de iniciativas. Es primordial conservar y proteger mayores territorios de esta importante zona, pues el avance de las poblaciones humanas va mermando y fragmentando cada día los frágiles hábitats y con esto, la supervivencia de las especies que allí habitan. Así también se debe fomentar la creación de otras áreas de conservación privadas que complementen al SINANPE, siempre y cuando cumplan con un manejo adecuado.

Anexo:
En el Perú se han establecido dentro del SINANPE (Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas) las siguientes zonas protegidas dentro de la Región de Endemismo Tumbesina:

1. Santuario Nacional Manglares de Tumbes
2. Zona Reservada de Tumbes
3. Parque Nacional Cerros de Amotape (Tumbes – Piura)
4. Coto de Caza El Angolo (Piura)
5. Santuario Histórico Bosque de Pómac (Lambayeque)
6. Zona Reservada de Laquipampa (Lambayeque)
7. Zona Reservada Algarrobal El Moro (La Libertad)*

Además, se encuentran las siguientes áreas de conservación privada:
1. Área de Conservación Privada Chaparrí (Lambayeque)
2. Área de Conservación Privada Bosque de Cañoncillo (La Libertad)


Las principales amenazas que existen en esta región están referidas a la intervención humana, es decir a la ganadería y a la tala. En el primer caso, la ganadería caprina y vacuna es una amenaza constante a las tierras, ya que se realiza sin un adecuado manejo. Además, dicha actividad requiere de la quema de los pastos de manera no planificada que afecta vastas zonas. La tala ilegal merma las principales poblaciones de especies vegetales, tales como el algarrobo (Prosopis pallida), el huarango o faique (Acacia macracantha) y el sapote (Capparis scabrida) para la obtención de leña que es vendida a precios ínfimos a diversos negocios (en especial pollerías), así como para el abastecimiento del consumo local.

Esta importante región requiere con suma urgencia la atención de todos para que pueda ser preservada. Desde una normatividad que no deje ningún cabo suelto, hasta la aplicación de campañas de sensibilización a los pobladores locales, son extremadamente necesarias. Adicionalmente, es imprescindible también conocer más sobre la Región de Endemismo Tumbesina para establecer la mejor manera de brindar apoyo en todos los aspectos necesarios. Debemos asegurar un futuro prometedor para los que vienen. De eso no cabe la menor duda.

* Excluida del SINANPE el 24 de febrero mediante el DS 006-2006 AG.

Artículo publicado el 24 de febrero de 2006 en el Suplemento Ecológica del Diario Oficial El Peruano

No hay comentarios:

Publicar un comentario