domingo, 14 de junio de 2009

NACE UNA NUEVA ÁREA PROTEGIDA EN EL PERÚ. ¿ES TIEMPO DE CELEBRAR?

La ex Zona Reservada Santiago Comaina fue
cercenada y reducida en varias partes. Esto fue
uno de los detonantes del posterior conflicto
en Bagua en el 2009.
Foto: SERNANP. 
El 10 de agosto de 2007 fue publicado, en el Diario Oficial El Peruano, el DS N° 023-2007-AG que establece la categorización parcial de la Zona Reservada Santiago Comaina como Parque Nacional Ichigkat Muja - Cordillera del Cóndor y Reserva Comunal Tuntanain. Sin embargo, el 65% del área total de la Zona Reservada Santiago Comaina, equivalente al territorio total del PN Bahuaja Sonene, ha sido excluida de la protección que el Estado puede brindarle a través del SINANPE y que pueden ser utilizados, tal vez, para desarrollar la pequeña minería y la explotación de hidrocarburos con resultados harto conocidos por todos nosotros.

El Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SINANPE) estaba conformado por 60 Áreas Naturales Protegidas (ANP), ahora son 62, las cuales protegen el 14.04 % del territorio nacional. El SINANPE está comprendido por las áreas de uso indirecto como los Parques Nacionales, los Santuarios Nacionales, los Santuarios Históricos; por las áreas de uso directo, como las Reservas Nacionales, los Refugios de Vida Silvestre, las Reservas Paisajísticas, las Reservas Comunales, los Bosques de Protección, los Cotos de Caza; por las Zonas Reservadas (ZR); así como por las Zonas de Amortiguamiento.

Las ANP complementarias al SINANPE son las Áreas de Conservación Regional y las Áreas de Conservación Privada. Las ZR se establecen de manera transitoria en aquellas áreas que reúnen las condiciones para ser catalogadas como ANP, sin embargo no son una categoría del SINANPE. Para su categorización se deben concluir los estudios necesarios para determinar su extensión definitiva y sus objetivos de conservación. Su carácter temporal permite acondicionar el área para su posterior categorización mediante el saneamiento legal, el establecimiento final de sus límites, el uso que se le dará a los recursos naturales y los objetivos que deberá cumplir dicha área protegida.

La Zona Reservada Santiago Comaina (ZRSC)

Vayamos por partes. En 1999, se estableció la ZRSC con 863 277 ha, ubicada en los distritos de Cenepa, Río Santiago y Nieva, de la provincia de Condorcanqui, en el departamento de Amazonas. En el 2000, se amplió la ZRSC a una superficie total de 1 642 567 ha; es decir, se pretendía proteger casi la misma extensión que la del Parque Nacional del Manu (1 716 295,27 ha). Finalmente, la ZRSC comprendía territorios de los departamentos de Amazonas y Loreto hasta la recategorización efectuada días atrás. ¿En qué consistió este proceso? Por un lado, del total de la extensión de la ZRSC, se ha categorizado una parte del territorio como Parque Nacional Ichigkat Muja – Cordillera del Cóndor y otra parte como Reserva Comunal Tuntanain. Adicionalmente, se ha mantenido una parte como ZR, que se seguirá llamando ZRSC; y finalmente, se ha excluido un poco más de un millón de hectáreas, casi como el espacio que ocupa el Parque Nacional Bahuaja – Sonene.

Llaman la atención varios aspectos. Uno de ellos es la exclusión de casi el 65% del territorio original de la ZRSC. Dicha superficie ya no está protegida por el Estado y puede ser utilizada, tal vez, para la pequeña minería y la explotación de hidrocarburos con resultados de alto impacto ambiental si ambas actividades no son bien reguladas. La zona es muy frágil ecológica y socialmente hablando, debido a su alta diversidad biológica y a la presencia de comunidades nativas y de colonos.

Adicionalmente, se ha destinado, del territorio original, solo el 5,39 % (88 447 ha) para la creación de un Parque Nacional, cuando estos en todos los casos (salvo los de Cutervo y Tingo María) sobrepasan las ciento veinte mil hectáreas.

Finalmente, en la restante ZRSC, que representa el 25% de la zona protegida inicialmente, se deberá definir cuál será su “futuro”. La comisión encargada de este proceso debe decidir, dentro de un plazo limitado, si se crea una nueva ANP o se excluyen estos territorios del SINANPE. Es por eso también que el SINANPE cuenta con 62 ANP, ya que se sigue manteniendo la ZR y se han incorporado dos nuevas ANP al sistema.

Alta diversidad

Los territorios en mención se encuentran dentro de una zona prioritaria para la conservación de la diversidad biológica, según el estudio sobre la “Diversidad Biológica del Perú – Zonas Prioritarias para su Conservación” de 1996 y la “Estrategia Nacional para las Áreas Naturales Protegidas – Plan Director” de 1999. Así también, en la zona se encuentran importantes muestras de bosques de altura, bosques montanos; y en especial se encuentra la Cordillera del Cóndor, que es la cabecera de cuenca de los ríos Santiago y Cenepa, principales tributarios del río Marañón, y este a su vez del río Amazonas.

En esta zona habitan también miembros de la familia Jibaro que incluye a los grupos Shuar y Ashuar, a los Aguaruna y a los Huambisas. En cuanto a la diversidad biológica, se encuentran muchas especies de flora y fauna nuevas para la ciencia, así como especies amenazadas, en estado vulnerable y en peligro de extensión.

¿Qué pasará con Santiago?

Pese a este oportuno proceso de recategorización en estos importantes territorios del norte del país, aún queda mucho por hacer. Principalmente, debido a que se cierne sobre esta vasta y rica zona, la amenaza de las tan cuestionadas minería y explotación de hidrocarburos. Y por si esto fuera poco, dada su ubicación fronteriza con el Ecuador, muchos ecuatorianos que se dedican a labores extractivas, ingresan a nuestro país aprovechando el poco control y la ausencia del Estado.

Actualmente, atravesamos varias situaciones de conflicto generadas por la disyuntiva entre la explotación de los recursos naturales no renovables y el mantenimiento de los procesos naturales. A eso, se debe tomar muy en cuenta de que se ha dejado a la merced de los mejores postores (o de los más intrépidos) grandes extensiones de tierras poco conocidas y de una única y exuberante diversidad biológica. La amenaza de la acción extractiva sin un control estricto, y al margen de la opinión de los que allí viven, está más latente que nunca. Si bien la categoría de Parque Nacional no permite las actividades de uso directo de los recursos naturales, ¿qué sucede con los territorios excluidos? Tenemos la “mala suerte” de ser un país rico en recursos, pero ¿somos capaces de utilizarlos bien y de protegerlos?

Artículo publicado el 26 de setiembre de 2007 en la versión online de la Revista Viajeros:
http://www.viajerosperu.com/articulo.asp?cod_cat=4&cod_art=669

No hay comentarios:

Publicar un comentario