miércoles, 17 de junio de 2009

HOMENAJE A LA BIODIVERSIDAD

El 22 de mayo se celebra el Día Internacional de la Biodiversidad, declarada por las Naciones Unidas en diciembre del 2000. Enrique Angulo, hace un alto en sus funciones de la ONPE para rendir un justo homenaje a nuestra riqueza biológica y tratar de responder a preguntas que seguramente muchos hacemos y no obtenemos repsuesta ¿Para qué nos sirve la biodiversidad? ¿Sabemos aprovecharla? La gran variedad biológica puede -y para muchos debe- ser utilizada, para tal fin es necesario, en primer lugar, conocerla y conservarla.

El Perú es uno de los 12 países megadiversos en especies (en esta lista está Brasil, Colombia, Madagascar, Zaire, China, México entre otros que en conjunto, representan el 70% de la biodiversidad del planeta). Nuestro país es centro importante de material genético a lo que debe sumarse el alto índice de especies que sólo se registran en el Perú -también conocidas como endémicas- así como aquellas cuya área de distribución es restringida; es decir, cuyo hábitat ocupa un área no mayor de 55,000 Km², que puede estar compartido con otro país.

No obstante, esta importante fecha nos debe alertar sobre los diversos factores que amenazan a la biodiversidad. El avance vertiginoso y descontrolado de la humanidad influye directamente en el medio ambiente. La búsqueda y explotación de nuevas fuentes de riqueza ya no respetan los ecosistemas que aún sobreviven al expansionismo humano, su principal enemigo. Si nosotros no actuamos contra las amenazas a la biodiversidad, estaremos privando a las generaciones futuras de esta fuente de riqueza y de alternativa para el desarrollo. Pero para actuar se necesita conocer el verdadero problema, qué es lo que poseemos realmente y cuáles son las principales amenazas. Sólo así definiremos la manera más efectiva de conservar y proteger el medio ambiente.

¿Se puede aprovechar la biodiversidad?

Tenemos varios ejemplos que evidencian el potencial genético y biológico: la papa, la quinua, la kiwicha, los camélidos por ejemplo, nos demuestran que nuestra biodiversidad nos puede ofrecer interesantes alternativas de manejo y de desarrollo. Adicionalmente, el Perú ocupa el primer lugar a nivel mundial en número de peces, con más de 2,000 especies (10 % del total mundial), el segundo lugar en aves y primates y el sexto lugar en mamíferos.

La biodiversidad nos ofrece la posibilidad de incentivar el ecoturismo y generar dividendos aplicando estrategias focalizadas de conservación y de desarrollo. La biodiversidad, proyectada a mejorar la calidad de vida de nuestros pobladores, exige que aprovechemos nuestros recursos de manera racional.

¿Cómo aprovechar la biodiversidad? Para tal fin son indispensables varios aspectos. Uno de ellos es contar con una política integral y a largo plazo de manejo de los recursos naturales orientada al desarrollo sostenible. Además, es necesario completar y mejorar un marco legal que abarque todos los aspectos ambientales y evite vacíos legales o ambigüedad en la interpretación de las leyes, generalmente favorables al que contamina o extrae. Este marco legal debe ser drástico con todas las prácticas que atenten contra los ecosistemas naturales. Asimismo, es indispensable velar que el mismo se cumpla. De qué sirve tener leyes estrictas si no hay fiscalización.

Otro aspecto fundamental para preservar la biodiversidad es implicar a los pobladores locales en todo proyecto de conservación. La presión que reciben los ecosistemas naturales por parte de la sociedad es inevitable debido al aumento de la población humana y de la pobreza. Es por eso que el medio ambiente debe brindar beneficios al hombre, pero a través de un manejo que a su vez sustente y sostenga en el tiempo un desarrollo humano en armonía con la conservación.

Actualmente, es contraproducente afirmar que el medio ambiente debe mantenerse tal cual. Esta postura "conservacionista" es insostenible, por lo tanto es más racional propugnar un uso apropiado. Si bien deben existir áreas que sí deben ser conservadas en su totalidad, con una intervención humana mínima, como muestras representativas de biodiversidad, el manejo y aprovechamiento de los recursos naturales pueden generar beneficios. Adicionalmente, la sociedad civil y la iniciativa privada deben colaborar con el Estado, y éste debe simplificar su estructura y hacer más visible su presencia.

Queda mucho por investigar y descubrir

Sabemos que poseemos una fauna y flora únicas en el mundo, pero no conocemos realmente todo lo que poseemos. Es evidente la carencia de estudios sobre nuestras especies. No obstante ser un país tan diverso, el poco conocimiento que tenemos no se encuentra disponible, tal vez porque no ha sido difundido, por la inaccesibilidad de los lugares en donde se publicó o porque el lenguaje utilizado, es difícil de entender para el público en general.

En muchos casos, las decisiones que se adoptan en materia de conservación, son tomadas e implementadas sin el conocimiento público, y recién nos percatamos de las consecuencias debido a una catástrofe, cuando ya es demasiado tarde.

Otro problema que origina la falta de conocimiento total sobre nuestra biodiversidad se refleja cuando se desea aplicar políticas de conservación y no se dispone de información, como por ejemplo: rutas migratorias, rangos de distribución, poblaciones, comportamiento, tasas de reproducción y otra información valiosa de las especies que permite desarrollar estrategias de conservación y un manejo exitoso.

Esta fecha tan importante para el medio ambiente, nos debe exigir una reflexión con el fin de analizar hacia dónde estamos dirigiendo las políticas ambientales. Depende solo de nosotros que festejemos por muchos años más y que nadie nos quite lo bailado. Pero también se trata de seguir sintiéndonos orgullosos de lo que poseemos y de preservar lo que dejaremos a los que vienen.

Artículo aparecido el 21 de mayo de 2006 en la versión online de la Revista Viajeros:


No hay comentarios:

Publicar un comentario