domingo, 14 de junio de 2009

CALENTAMIENTO GLOBAL ¡YA NOS ESTAMOS ASANDO!

No exagero cuando digo que nos estamos asando pues nos venimos calentando constantemente debido al cambio climático. Pero también nos estamos “asando” ante la inoperancia de los que nos gobiernan por buscar soluciones reales. Leyendo la revista alemana Der Spiegel me topé con un artículo que me dejó muy preocupado y que afirma que el calentamiento global está más avanzado de lo que creemos. El artículo de Volker Mrasek sostiene que el mundo se encuentra en la asadera. Dicha afirmación se sustenta en un informe de la ONU -que era hasta hace poco secreto-, en el que se advierte sobre los resultados del análisis de más de 30 mil mediciones sobre cambio climático a nivel mundial. La revista afirma además que ninguna región del planeta está excluida y que en cuatro de ellas, la situación es realmente crítica.

La mayoría de nosotros ya sabe algo respecto al tema del calentamiento global. Sin embargo, ¿sabemos realmente qué está sucediendo en el planeta?, ¿cuáles son los indicios? Los principales “síntomas” son los siguientes: los cuerpos de agua formados por el derretimiento de los glaciares aumentan en número y en tamaño, lo que ocasionaría terribles inundaciones; en las zonas altas, el congelamiento permanente se está reduciendo, lo que ocasiona más aludes y huaycos; los ríos y lagos se están calentando, lo que ocasiona que la calidad del agua y su efecto térmico se modifiquen alterando algunos ciclos biológicos; el inicio de la primavera se está retrasando cada vez más, lo que ocasiona que el florecimiento de las plantas y las migraciones de aves se posterguen; muchas especies de aves y plantas están expandiendo sus territorios a zonas más templadas, lo que ocasiona plagas y problemas en la adaptación de las especies invasoras y de especies invadidas.

Todos estos indicios están incluidos en el primer informe del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) presentado a principios de febrero en París. Este organismo -con sede en Ginebra- fue fundado en 1988 por el Programa del Medio Ambiente de la ONU y el World Meteorological Organization (WMO) que también pertenece a la ONU. El IPCC ha presentado además en 1990, 1995 y en 2001 informes sobre las investigaciones del clima global.

En el primer informe se afirmaba que el calentamiento global era un fenómeno natural que se incrementa por las actividades productivas del hombre. El segundo reporte es más crítico y enfático. En él se sostiene que los gases, producto de las emisiones del hombre, son los responsables del calentamiento global y se predice que el promedio global de la temperatura en la superficie terrestre hasta el 2100 aumentaría en un intervalo de 1,4 hasta 5,8 °C. Los expertos señalan a propósito que, un aumento en algo más de 2°C representa un incremento significativo de fenómenos naturales extremos, pero que sin embargo pueden ser controlados. Un calentamiento de más de 2°C, produciría consecuencias catastróficas. Por otro lado, según el IPCC las cuatro regiones que sentirán con mayor intensidad los cambios climáticos globales son: las zonas árticas (los polos), los pequeños Estados-Islas en el Océano Pacífico, la zona sur del Sahara en África y las zonas densamente pobladas en las desembocaduras de los ríos en Asia.

¿Algunas cosas buenas en todo esto? Aunque parezca poco probable, existen algunas cosas positivas -de corta duración- que se desprenden de la situación actual. Los expertos en el tema aseguran que por ahora no hay temor a que en el planeta se produzca una escasez de alimentos. En muchos aspectos, las condiciones para la agricultura mejorarán, lo que garantizaría buenas cosechas a nivel global. No obstante, con un aumento de 3°C, la situación tomaría otro rumbo y en los polos del planeta, la situación cambiaría radicalmente.

Mayores concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera fertilizan las plantas, haciendo que el planeta “sea más verde” y esto es lo que viene sucediendo en algunos lugares. Sin embargo, según los expertos del IPCC “en la segunda mitad del siglo XXI los ecosistemas terrestres se convertirán en fuentes de dióxido de carbono, lo que puede acelerar el cambio climático”, esto debido a que existiría un exceso de este gas producido en mayor parte por las emisiones de las actividades humanas. Asimismo, se asume que la enorme capacidad actual de los océanos de almacenar dióxido de carbono, se agotará en el transcurso del siglo. Esto ocasionará que se liberen gases a la atmósfera en vez de retenerlos, lo que incrementaría el calentamiento del planeta.

Lo que se viene

El segundo reporte, en donde han participado cientos de científicos de todo el mundo, será presentado en abril en Bruselas. Este informe tendrá un importante peso político a nivel mundial en los siguientes debates sobre cambio climático. Según los expertos del IPCC, en el tercer informe que se entregará en mayo en Bangkok, se exigirá un cambio radical en las políticas globales. Hasta el año 2030 se deberán invertir 16 billones de dólares en políticas ambientales, específicamente en el desarrollo de tecnología más amigable con el medio ambiente.

La humanidad tendrá plazo hasta el año 2020 para el punto de quiebre, sino, el panorama será desolador. Para el IPCC las reformas que se deben hacer para frenar el cambio climático tienen bajos costos y son extremadamente necesarias si queremos evitar la catástrofe. Adicionalmente recomiendan un mayor uso de biocombustibles, vehículos híbridos que no consuman mucha gasolina, nuevas centrales nucleares, absorción de dióxido de carbono en centrales termodinámicas y modernización de maquinarias. Estas alternativas desde ya generan bastante discusión.

¿Y acá en el Perú?

Nuestro “aporte” al calentamiento global es mínimo. Sin embargo, eso no nos condiciona a esperar con los brazos cruzados hasta que los otros solucionen el problema en el que nos hemos metido. Frenar la tala ilegal de la cobertura vegetal del país y aplicar políticas de reforestación, contribuye a que la biomasa vegetal fije parte del CO2 que se encuentra en la atmósfera. Además, lo más importante es que entendamos que el cambio climático nos compromete a todos. Estamos y seguiremos viviendo de cerca los huaycos, sequías, inundaciones, extinción de especies, y epidemias. Desde nuestra tribuna debemos exigir que se cumpla la ley y que se establezcan límites de contaminación. Otra solución es irnos a contaminar, perdón, a vivir a Marte.

Artículo publicado el 19 de abril de 2007 en la versión online de la Revista Viajeros:
http://www.viajerosperu.com/articulo.asp?cod_cat=11&cod_art=547

No hay comentarios:

Publicar un comentario