lunes, 15 de junio de 2009

¡SÁLVESE QUIEN PUEDA! (I)


Hace unos días estuve revisando la revista alemana Der Spiegel, y en ella encontré dos artículos que me llamaron la atención. El primer artículo es del redactor de la Revista Mare (mar en latín), Olaf Kanter, quien denuncia que las criaturas del océano están en peligro de extinción y que más de cien especies marinas han sido incorporadas, no hace mucho, a la “Lista Roja” de la International Union for Conservation of Nature and Natural Resources (IUCN). Además, en su artículo menciona que los científicos comparan el exterminio actual de especies, producto de la visión a corto plazo de la humanidad, con las cinco muertes masivas de la historia del planeta.

¿Cuáles fueron esas muertes masivas? Según Kanter, la primera de estas ocurrió hace 65 millones de años cuando un cometa chocó con la Tierra y ocasionó que el 17% de todas las familias biológicas, así como todos los dinosaurios, desaparecieran. Posteriormente, el planeta afrontó cuatro más de estos fenómenos en forma de catástrofes o de abruptos cambios climáticos globales.

El segundo texto de la revista teutona hace mención a la iniciativa de zoólogos ingleses por proteger de la inminente extinción a cien especies de animales raros de todo el mundo. Para el año 2007, se pondrá especial énfasis en diez de ellos, entre los cuales destacan el delfín de río chino (Lipotes vexillifer), que al parecer ya debe estar extinto; el hipopótamo pigmeo (Choeropsis liberiensis) y el camello bactriano o camello (Camelus bactrianus), pariente del dromedario.

La lista de las cien especies, elaborada por la Sociedad Zoológica de Londres, es parte del proyecto de conservación denominado “Edge” (Evolutionary distinct and globally endangered). Dicha iniciativa señala que la principal causa de la desaparición de estos animales es la pérdida de su hábitat natural y la lógica reducción del número de individuos de la misma especie. El proyecto intentará investigar sus costumbres y sus zonas de distribución, así como sus principales amenazas con el fin de combatirlas antes que sea demasiado tarde.

Ambos textos aparecidos en la revista germana tienen como común denominador la inminente amenaza de la extinción de especies de flora y fauna que se cierne sobre el planeta. La acelerada extinción de algunas especies es producto de la despiadada mano del hombre en su afán de generar riqueza de manera inconsciente sin medir las consecuencias.

La extensa Lista Roja

La IUCN, fundada en 1948, es una especie de Naciones Unidas para la flora y fauna del planeta. Su sede está ubicada en la ciudad de Gland, en Suiza. Actualmente, 83 países (incluido el Perú), así como más de 800 organizaciones ambientalistas, forman parte de la unión. Más de 10.000 científicos de 181 naciones trabajan ad honorem para la IUCN aportando sus conocimientos con el fin de confeccionar la Lista Roja de las especies amenazadas a nivel mundial.

Para la lista actual fueron estudiadas a nivel mundial 40.177 especies, de las cuales 16.119 se ubican dentro de las categorías más críticas: vulnerable (VU), en peligro de extinción (EN) y en peligro crítico de extinción (CR). Para realizar y determinar dicha categorización, la IUCN se basa en los datos de los especialistas que continuamente monitorean diversas especies biológicas en todo el planeta.

Las especies catalogadas con (CR) realmente están casi por desaparecer del planeta. Para haber “obtenido” esa categorización, su población se debe haber reducido en un 90% en los últimos 10 años o en las tres últimas generaciones. Por otro lado, el peligro es mayor si su hábitat es menor a 100 Km² o si el número de individuos aptos para la reproducción de la especie es menor de 250 y cuando en los últimos tres años dicha cifra ha disminuido. Un ejemplo claro de una especie en esta categoría es el pez sierra (Pristis pristis), que habita en las aguas ecuatoriales y que se encuentra en dicha escabrosa lista desde 1996. Después de eso, solo queda el recuerdo, las fotos, los esqueletos y las piezas de museo.

Las especies catalogadas como VU y EN también deben ser vistas como muy amenazadas. Una reducción de 50 o 70% de su población es también una señal dramática de peligro. Cuanto menos especímenes existan, menor es la cantidad de material genético y con esto, las posibilidades de supervivencia de la especies son mínimas.

Todos nos extinguimos, pero...

La extinción es un proceso natural. El tiempo promedio de vida de una especie se encuentra entre uno y diez millones de años. Existen algunos fósiles vivientes que son la excepción como el pez fósil denominado celacanto (Latimeria chalumnae) o el cangrejo cacerola (Limulus polyphemus) que aparecieron en la Tierra hace cerca de 400 millones de años. Como afirma Kanter, para hacerse una idea general del proceso de extinción, de cada 1.000 especies de animales que poblaron el planeta, actualmente solo vive una de ellas, las demás perdieron la lucha para afianzarse en su nicho ecológico o no pudieron adaptarse a las condiciones reinantes.

Kanter afirma también que el proceso de extinción sucede con una velocidad determinada. En el caso de los mamíferos, cada 200 años se extingue una especie, sin embargo en los últimos 400 años se han extinguido 89 especies, es decir 45 veces la cuota normal. Actualmente, 169 mamíferos en el mundo están consignados en la Lista Roja como CR.

Todas estas cifras confirman la presencia de la sexta muerte masiva de especies según el autor alemán. Además, Kanter afirma que muchos expertos sostienen que esta desaparición de especies se está dando más rápido de lo que se cree y en especial, más rápido que las anteriores. En una encuesta realizada por el Museo Americano de Historia Natural a 400 biólogos, el 70% cree que en los siguientes 30 años desaparecerá un quinto de todas las especies existentes.

Le espera bastante trabajo a la IUCN, ya que dicha entidad es el único ente en el mundo autorizado para declarar a una especie extinta en el mundo. Al parecer el delfín de río chino es el principal candidato para ser denominado como la primera especie de delfín desaparecida en el mundo. Pese a todos los últimos esfuerzos hechos para salvarlo, en diciembre del año pasado se realizó una expedición en su búsqueda. El resultado es desalentador. No se encontró ni un solo ejemplar. Los de la IUCN ya deben estar redactando el certificado de extinción.

Lea en la segunda entrega el papel del hombre en la acelerada extinción de especies y conozca las otras categorías en la Lista Roja. También podrá conocer un poco más sobre la iniciativa Edge y sobre la clasificación de la IUCN en el Perú.


Artículo publicado el 22 de abril de 2007 en el Suplemento Semana del Diario El Tiempo de Piura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario