miércoles, 17 de junio de 2009

HAPPY (BIRD) DAY

El 9 de mayo se celebra el Día Internacional de las Aves, razón suficiente para enaltecernos por la increíble diversidad de la avifauna en el Perú. Del mismo modo, es la ocasión para exigir y velar por la conservación de su hábitat, con el fin de asegurar su protección, asi como de fomentar un desarrollo sostenible en el país a través de la observación de aves.

El Perú es líder mundial en cuanto a la diversidad de aves registradas con cerca de 1,830 especies. Únicamente Colombia se le antepone con cerca de 1,840 especies a su favor. Si asumimos que existen unas 10,000 especies de aves en todo el mundo, el Perú posee el 20% de todas éstas.

Adicionalmente, más de 500 especies presentan subespecies, las cuales poseen rasgos peculiares que las distinguen de otras, permitiendo de esta manera, la existencia de al menos 2,411 unidades taxonómicas diferenciables; cifras únicas en el planeta que nos deberían enorgullecer y que también deberían hacernos reflexionar sobre la conservación de nuestra avifauna.

Otro punto que nos convierte en “potencia ornitológica” a nivel mundial es la gran presencia de especies endémicas, es decir, especies únicas que habitan en un rango restringido (no mayor de 55,000 Km²). En nuestro territorio habitan cerca de 120 especies endémicas, casi el doble de las que posee Colombia.

Entre las razones del gran número de especies, está la enorme variedad de hábitats y de climas que posee el Perú, al igual que otros factores como la ubicación ecuatorial y su accidentada topografía. La gran riqueza natural origina además que cada año los ornitólogos descubran nuevas especies para la ciencia, aumentando la cifra de aves registradas en el Perú.

La gran diversidad de aves ha convertido al Perú en un punto magnético para los observadores de aves (o birdwatchers). Anualmente, el número de extranjeros que llegan al Perú para observar aves aumenta, generando importantes ingresos para el país. Esta actividad crea nuevos negocios y puestos de trabajo, convirtiéndose en un claro ejemplo de desarrollo sostenible. Cada turista que llega al Perú a observar aves gasta en promedio $ 2,000 anuales.

El beneficio a costa de la naturaleza debe estar destinado en especial a las comunidades locales y a las más abandonadas. Pese a las ventajas que brinda la avifauna, no la protegemos. Es necesario por eso, tomar medidas más estrictas de conservación para asegurar un desarrollo que genere beneficios.

Algunos peligros y carencias

Si bien en el Perú no se ha reportado la extinción de alguna especie de ave, es necesario ahondar en los esfuerzos por lograr que el manejo adecuado de los recursos naturales y el avance inminente de la sociedad humana, no mermen los hábitats de las especies de nuestra avifauna (y de otros animales).

Más de 70 especies de aves se encuentran en peligro de extinción en el país. La mayoría habitan en los Andes, así como en los bosques secos del norte. Si estas especies desaparecen, perdemos no solamente la herencia natural del país, sino la oportunidad para que se implemente la observación de aves como una estrategia de desarrollo.

Las principales amenazas son: la destrucción de los hábitats, la contaminación y la caza. La destrucción de los hábitats por deforestación, invasión humana, minería u otros factores reducen las poblaciones de aves y obligan a las especies que allí habitan a migrar, lo cual no siempre es dable. La contaminación, principalmente originada por la minería, ocasiona la desaparición y muerte de individuos, que con los años y sin una toma de acciones inmediata, tiene fatales consecuencias para las aves. Por otro lado, la caza disminuye las poblaciones y debe ser prohibida, siempre y cuando sea ilegal.

Potencial alado

Lamentablemente en nuestro país hacen falta muchas medidas para mejorar en diversos aspectos. Una de ellas es la magra investigación sobre nuestras riquezas. ¿Quién estudia nuestras aves? Casi siempre son extranjeros ¿Por qué? Esta situación debe ser revertida, ya que pese a todos los esfuerzos, existe poca información sobre la presencia, el comportamiento y la distribución de las aves, lo que evidencia una falta aún notoria de especialistas en la materia.

Las aves son excelentes indicadores de la salud y de la calidad de diversos hábitats. Su presencia o ausencia nos permite descifrar el estado de conservación de diversos ecosistemas. Ningún otro grupo de seres vivos es tan conocido y tiene el potencial de generar ingresos importantes para el país, como las aves.

Las aves y el turismo tienen mucho que ofrecer al Perú. El Día Internacional de las Aves es una perfecta oportunidad para celebrar lo que poseemos, pero también para reflexionar sobre las riquezas del país y en especial, para cuestionarnos sobre qué le vamos a dejar a las generaciones futuras. Esforcémonos para que no deban observar a nuestras aves por fotos o por videos, sino para que también puedan verlas en su hábitat. Estoy seguro que ellas desean lo mismo en su día.

Nota: Quiero recomendar a todos la lectura del libro de Thomas Valqui: “Perú. Edén natural de aves “, del cual he tomado algunos datos. Sobre el libro puedo decir que es un trabajo valioso que nos debe impulsar a producir obras científicas para incrementar nuestro conocimiento, y que a su vez, nos obliga a reflexionar justamente sobre la conservación y la observación de aves, como estrategias de desarrollo.

Artículo publicado en la edición online de la Revista Viajeros. Mayo 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario