lunes, 15 de junio de 2009

UN PASEO POR LAS LOMAS DE LACHAY PARA CELEBRAR UN AÑO MÁS DE APECO


Parte del equipo de Viajeros viajó hasta la Reserva Nacional Lomas de Lachay (RNLL) invitados por la Asociación Peruana para la Conservación de la Naturaleza (APECO) como parte de la celebración de sus 25 años de existencia. APECO es una de las ONG más antiguas del país dedicada a apoyar la conservación de la naturaleza en el Perú, preservando la diversidad biológica y propiciando el uso adecuado de los recursos naturales.

Tal como lo dijo su presidenta, Cecilia Yockteng, la RNLL representa mucho para su institución, debido al gran vínculo que los une con el Inrena, materializado en un apoyo constante para su conservación y manejo. Durante la jornada en las lomas participaron el equipo de APECO; periodistas de Lima y Huacho; el Intendente de Áreas Naturales Protegidas del Inrena, Lic. Luis Alfaro Lozano; así como el Jefe del Área, Antonio Tejada y su equipo de experimentados guardaparques. De esta manera, bajo la atenta y curiosa mirada de algunos turtupilines (Pyrocephalus rubinus) -el ave representativa de la RNLL-, se realizó la reforestación de una porción del área protegida con 75 plantones de tara (Caesalpinia spinosa), una de las especies nativas de las lomas costeras. Asimismo, se efectuó el mantenimiento de los senderos turísticos que atraviesan la reserva.

La RNLL, ubicada a solo 105 kilómetros al norte de Lima, ocupa un área de 5 070 hectáreas en medio de la franja costera. Las lomas son un refugio para la variada fauna de la costa y una muestra representativa de la vegetación de las lomas costeras. El clima está definido por dos estaciones perfectamente diferenciadas con algunos meses de transición. La estación húmeda, es decir de junio a octubre y la estación seca que se inicia desde enero hasta mayo. Lo más recomendable es visitar estas lomas justamente durante la estación húmeda. Durante la estación seca, las lomas están completamente despobladas de vegetación. Basta que las lomas reciban humedad para que brote la fuerza incontenible de la naturaleza.

APECO y las lomas

Como lo graficaban los diferentes miembros de APECO mientras disfrutábamos de un reparador refrigerio, esta ONG (fundada en 1982) viene apoyando a la reserva desde hace muchos años. Es así como a través de un trabajo participativo, APECO contribuyó a la aprobación del Plan Maestro, documento oficial que regula todas las actividades de cualquier Área Natural Protegida del país. Así también, algunos de sus integrantes forman parte del Comité de Gestión de la RNLL,que es una plataforma de comunicación y diálogo con todos los actores relacionados con la conservación y el manejo de esta importante reserva. Actualmente, en el Comité de Gestión se viene impulsando el tema de educación ambiental y de la concientización de los pobladores vecinos a fin de buscar que se comprometan e involucren en la preservación de esta área protegida.

Por otro lado, como parte de la jornada se visitó el recientemente inaugurado Centro de Capacitación de Guardaparques, que busca promover la capacitación y la actualización permanente del personal del SINANPE para su mejor formación y gestión.

El ecosistema de lomas

¿Cómo se origina esta vegetación en medio de los arenales? Las lomas, que en un principio se extendían por toda la costa, florecen gracias a la Corriente Fría de Humboldt o Corriente Peruana que produce neblinas invernales, transportadas hacia la costa por los vientos alisios que se dirigen del norte al este. Esta neblina se estrella contra los cerros cercanos a la costa que representan el inicio de la Cordillera de los Andes y captan la humedad para originar a este ecosistema único. Es interesante anotar que no existe fuente de agua alguna en esta zona, sin embargo las lomas desarrollan un nivel de verdor impresionante. En el camino de Lima hacia las Lomas de Lachay se puede apreciar en las partes más altas del desvió del Pasamayo como algunas porciones de los cerros ya están verdes. Un alegre aviso de lo que nos espera.

Caminando entre cerros verdes

El recorrido a todo el perímetro de las lomas no debería tomar más de dos horas. En esta interesante caminata apreciamos los diferentes pisos de la Reserva. Encontramos en la parte opuesta al mar una cadena de cerros y en los alrededores algunos cerros abruptos con rocas de caprichosas formas, producto de la erosión del viento y del agua. Estas rocas reciben la humedad a través de la neblina que se condensa en agua que luego discurre hacía las partes más bajas.

Las lomas más altas están pobladas predominantemente por cactus y no son tan verdes como las lomas intermedias. Estas lomas se encuentran un poco más alto que las lomas tipo parque pobladas por hierbas y aislados árboles de alucinada silueta. La flora es variada, predominando los árboles (tara, palillo, mito), cactus, hierbas, algas, musgos, líquenes y algunas bromelidas. Las flores amarillas son de la ortiga y de la flor de Amancaes (Hymenocallis amancaes). La variedad de la flora aporta un importante banco genético de especies importantes económicamente como el tomatillo, el tabaco silvestre y la papa silvestre.

Al caminar por estos senderos contemplamos diversas especies de aves y con suerte algunos mamíferos. Entre las aves destacan: el cernícalo (Falco sparverius), el aguilucho común (Buteo polyosoma), el aguilucho grande (Geranoaetus melanoleucus), el ya conocido turtupilín, especies endémicas de la zona como la perdiz serrana (Nothoprocta pentladii) y el pampero pico grueso (Geositta crassirostris). Además, se pueden ver tortolitas, pericos, chorlos, picaflores, lechuzas de los arenales y otras. En total se han identificado cerca de 50 especies de aves. Entre los mamíferos más representativos se encuentran el zorro andino, el zorro costeño, el gato silvestre, el zorrino, murciélagos y el reintroducido venado gris.

Las lomas: ejemplo para todos

Estas lomas son un excelente ejemplo de la importancia de las zonas reservadas en el país. Este frágil ecosistema es único, y como todo ecosistema ha sufrido amenazas como el pastoreo excesivo y la tala de árboles. Su protección garantiza que conservemos una muestra representativa del ecosistema y fomenta el aprovechamiento racional de estos recursos. Es fascinante observar en este recorrido que hasta las telas de araña sirven para captar la humedad.

El impresionante mundo natural se adapta a través de los años a implementar y mejorar técnicas para su supervivencia. El tema del agua dulce presenta para la humanidad cada día más relevancia por los presagios de escasez que se avecinan. Debemos tomar como ejemplo este ecosistema que nos enseña cómo se desarrolla la naturaleza en condiciones mínimas. Visiten las Lomas de Lachay y juzguen ustedes mismo, vale la pena. Finalmente, saludamos a APECO por sus primeros 25 años y esperamos que sean muchos más.

Artículo publicado el 7 de agosto de 2007 en la versión online de la Revista Viajeros.

1 comentario:

  1. ola!!
    esto me intereza mucho , yo vivo y estudio en san juan de lurigancho en la cual tenemos "las lomas de mangomarca" , esta está muy descuidada por la inconsiencia quqe hay en mi distrito , formo parte de un grupo de estudiantes(i.e.p nuestra señora del rosario) donde nuestro objetivo es salvar nuestra "lomas" antes que se EXTINGA
    espero que la visiten y nos puedan ayudar(apeco)

    ResponderEliminar