domingo, 14 de junio de 2009

PERIODISMO CIENTÍFICO Y MEDIO AMBIENTE

Actualmente en el medio académico y profesional es cada vez más evidente la necesidad de redactar textos científicos para la difusión de conocimientos nuevos e importantes para el desarrollo intelectual del ser humano, así como para promover la conservación del medio ambiente y el manejo racional de los recursos naturales. Sin embargo, habrá que diferenciar si escribimos para un público especializado o para el público en general.

Los textos científicos abordan de manera sintética un tema determinado. Se pueden ofrecer los resultados de una importante investigación, sugerir temas de interés científico o quizá resaltar las conclusiones de un trabajo de investigación y sus futuras aplicaciones. Asimismo, se puede hacer el seguimiento de una discusión, controversia o profundizar un tema específico. Pueden ser de dos tipos según su contenido y el lenguaje utilizado: el artículo científico y el artículo especializado. El artículo científico es redactado por un científico reconocido o por un periodista científico que domina el tema. Dicho texto es el producto de un trabajo de investigación que no abarca a profundidad el tema elegido, solo expone e informa sus principales causas, consecuencias y posibles efectos. También puede esbozar y plantear una solución a un problema determinado.

El artículo especializado es más limitado en cuanto a la temática, así como en cuanto al público al que va dirigido. Difunde los resultados de una investigación en un solo campo del conocimiento y aparece generalmente en revistas especializadas que no son de dominio público y que están certificadas por un consejo editorial especializado que le da validez y un valor curricular al artículo.

Divulgar vs. Difundir

El artículo periodístico y el artículo científico o especializado tienen un punto en común y a su vez presentan muchas diferencias. Por un lado, tienen en común informar y difundir hechos de relevancia, con el fin de crear polémica y conciencia. Las diferencias recaen en el objetivo final.
El artículo periodístico busca además de informar y difundir algún hecho de relevancia, recoger diferentes puntos de vista o posiciones sobre un tema, confrontarlos y emitir una nueva postura aportando elementos a una discusión.

Los textos científicos abordan temas especializados y buscan difundirlos, sin embargo, en el caso de los artículos especializados se pretenden divulgar conocimientos a especialistas en el tema. El artículo científico pugna por la difusión científica y es la herramienta necesaria para llegar a un grupo social mayor, para el cual el conocimiento científico es algo poco común.

Existe una gran polémica generada por la utilización de los términos: divulgar y difundir. Ambas actividades son realizadas por profesionales distintos, lo que ocasiona un tratamiento distinto de la información. La divulgación utiliza medios más restringidos, como lo son las revistas especializadas y boletines científicos. La difusión utiliza medios masivos de comunicación y llega a más personas. La divulgación transmite resultados en un lenguaje técnico, sin interpretación. Para la difusión, se utilizan estilos periodísticos que utilizan la interpretación y la opinión para informar a la mayor cantidad de gente. Pese a la discusión, es importante difundir los conocimientos científicos para incrementar el conocimiento en todos los niveles.

El periodista científico

Debe tener las cualidades de un periodista común; es decir; una formación sólida, capacidad de observación, cultura general, sentido ético, curiosidad, buena memoria y capacidad de análisis e investigación. Se debe diferenciar entre las virtudes de un científico y las de un periodista científico. El periodista es un escritor permanente. Le interesa llegar a todos y por eso redacta de manera sencilla. El científico es en cambio, un redactor ocasional y maneja una prosa muy pulida, muy revisada, tratando de ser fiel a sus conceptos, aunque muchas veces no lo lleguen a comprender en su totalidad.

El periodista debe adaptarse a modelos profesionales de estilo y extensión del medio en el que trabaja. No es experto en ciencia. Domina las técnicas de comunicación, abogando siempre por la claridad y la comprensión. El científico no acepta restricciones (salvo que se las impongan) en cuanto a la extensión, organización, presentación y estilo. Es un especialista en temas científicos concretos, por lo que no domina las técnicas de comunicación y emplea tecnicismos que dificultan el entendimiento de sus ideas.

Para el periodista, la ciencia es noticia, por lo tanto el estilo debe ser descriptivo y ameno, mientras que para el científico su trabajo debe ser exacto y riguroso. Existe un inminente riesgo en el periodista, quien por trabajar con rapidez puede perder el rigor científico y fomentar una ciencia falsa e infundada. El riesgo para el científico es en algunos casos, el no poder transmitir sus conocimientos y encasillarse en un lenguaje entendido por muy pocos.

El periodista científico debe entregar al público información valiosa, que sirva para desarrollar la cultura y el conocimiento. En el tema de la conservación y el manejo racional de los recursos naturales, el periodismo científico es de vital importancia. El público debe estar enterado de lo que realmente poseemos. Sólo así se puede generar un manejo consciente de nuestros recursos respaldados de una sólida base científica.

Artículo publicado el 7 de marzo de 2006 en la versión online de la Revista Viajeros:
http://www.viajerosperu.com/articulo.asp?cod_cat=11&cod_art=219

1 comentario:

  1. no entiendo lo que dice porque no lei y creo que esta muy bien

    ResponderEliminar