domingo, 14 de junio de 2009

HUMEDALES EN SU DÍA: EL SANTUARIO NACIONAL LOS MANGLARES DE TUMBES



El 02 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales. El Santuario Nacional Los Manglares de Tumbes (SNLMT) es uno de los tantos humedales que hay en nuestro país, que albergan una gran diversidad biológica y están considerados como los almacenes de agua natural más fértiles del planeta. Para muestra un manglar.

El Santuario Nacional Manglares de Tumbes, en la provincia de Zarumilla (2972 Ha.), fue declarada como tal el 2 de marzo de 1988. Para llegar aquí partimos de Tumbes tomando la Panamericana Norte en dirección a la localidad de Zarumilla, a 20 km. Cruzando por el asentamiento humano Campo Amor, se llega al puesto de control El Algarrobo (ubicado en la Zona de Amortiguamiento); no sin antes contemplar el bosque seco. Según la Estrategia de Conservación del Ecosistema de los Manglares de Tumbes del Inrena, este ecosistema es de reducida extensión y está ubicado en el extremo sur de la distribución de los manglares del pacífico sudamericano, en una zona semi-árida. Se caracteriza por ser muy dinámico y frágil, por esta razón se le considera de alta prioridad de conservación.

El SNMT tiene cuatro islas: la Isla Roncal que está en medio del santuario; la Isla Correa que colinda con el canal internacional, límite natural con Ecuador; la Isla Matapalo que es la de mayor extensión y la Isla Chalaqueras que es la más pequeña de todas. En todas ellas, los mangles parecen querer lanzarse al agua salobre, que se forma como producto de las aguas saladas del mar y el agua dulce de los ríos, que trae consigo sedimentos y nutrientes provenientes de las montañas que se depositan en los suelos pocos profundos. Esta conjunción de aguas es el hábitat del mangle que se desarrolla en base al flujo y reflujo de las mareas, que permite que las sales del mar no se acumulen en la zona, facilitando la oxigenación y la eliminación de sustancias tóxicas.

Al iniciar el recorrido en el santuario, nos reciben ocho espátulas rosadas (Ajaia ajaja) surcando el cielo. El interés por este singular destino registra un constante crecimiento. El promedio mensual de turistas que visitan el santuario es de 120 y todo indica que la cifra va en aumento. Sin embargo, pese a su belleza e importancia, los manglares no están a salvo del hombre. Como explica el biólogo Alexander More de Naturaleza y Cultura Internacional (NCI) “el valor de este ecosistema no solo está dado por su diversidad biológica, sino porque muchas poblaciones humanas obtienen beneficios directos a través de la extracción, comercialización y consumo de los productos hidrobiológicos. Además, los manglares se constituyen en potenciales e importantes áreas para el turismo, la investigación científica, el desarrollo de campañas de sensibilización pública y la educación ambiental”.

Diversidad biológica de lujo

El SNMT alberga una gran variedad de especies de flora y fauna. En cuanto a la flora, la especie predominante es el mangle. Se pueden diferenciar cinco tipos: el rojo, el colorado, el salado, el blanco y el piña, más asociado al bosque seco ecuatorial, que se localiza en las partes centrales de algunas islas y en zonas cercanas al manglar. En cuanto a la fauna, habitan cerca de 140 especies de aves, de las cuales ocho son endémicas, entre ellas el huaco manglero (Nyctanassa violaceus) y el ibis blanco (Eudocimus albus). En la zona arbustiva habitan 37 especies de aves, en la zona propia de los manglares se reportan 43 y 26 son migratorias provenientes de América del Norte.

Se ha identificado 10 especies de mamíferos como el perrito conchero (Procyon cancrivorus) -también conocido como oso o mapache cangrejero- y la nutria del noroeste (Lutra longicaudis). Ambas especies están amenazadas de extinción. También encontramos 90 especies de peces y 40 especies visitantes. Se han reportado 33 gasterópodos (caracoles), 34 crustáceos (langostinos, cangrejos) y 24 especies de bivalvos (moluscos con concha).

Productos al alcance de la mano

Santos Gerardo Nole Hernández es un conchero de 29 años, que hace trece años se dedica a esta sacrificada labor. Según comenta, la presencia de la concha negra (Anadara tuberculosa) y del cangrejo rojo o de manglar (Ucides occidentalis) se ha reducido de manera considerable, por lo que debe trabajar más horas para poder llevar algo de dinero a su hogar. Gerardo comenta que los pobladores de la zona se han organizado para intentar proteger los recursos de la zona y poder subsistir. Viste todo de negro, protegido con prendas que solo dejan la cara descubierta. Con el tiempo, este trabajo les ocasiona terribles dolores musculares y artritis. Él manifiesta que es muy importante que se respeten las épocas de veda de ambos especímenes. En enero, los cangrejos se aparean y salen a la superficie, por lo que son presa fácil. Además, desde la quincena de agosto hasta fines de setiembre, atraviesan el periodo de muda, por lo que está prohibida su extracción.

El SNLMT: valioso humedal amenazado

Como típico humedal, el Santuario es utilizado por diversas especies de peces como criaderos para garantizar un rápido crecimiento de los especímenes juveniles. Muchas aves que proceden del hemisferio norte, realizan paradas en estos territorios para reponer fuerzas. Además, la presencia de los manglares es de suma importancia pues sirven como contención natural contra inundaciones y contra los efectos de erosión del mar. Su extensión se ha reducido hasta casi la mitad debido a la actividad langostinera y a los efectos del Niño de últimos años.

Pese a su importancia los manglares son víctima de la depredación. More indica que “a pesar de los valores y beneficios que provee el ecosistema de los manglares, es necesario enfrentar la sobreexplotación, la contaminación y la deforestación que afronta, ya que estas amenazas hacen peligrar su existencia”. Entre las principales amenazas del santuario se registra un inadecuado aprovechamiento de las especies, basado en un aprovechamiento comercial.

Asimismo, están la tala ilegal y la caza furtiva, la contaminación de los ríos Zarumilla y Tumbes con productos agroquímicos, desechos y aguas servidas. Los manglares de Tumbes, así como los manglares de San Pedro, ubicados en el distrito de Vice, en Sechura, Piura, representan el límite de este ecosistema en toda la costa del Pacífico. Protegerlos es nuestra obligación. Aprovecharlos de manera racional es la mejor manera de garantizar su conservación y obtener los beneficios que nos brindan.

Artículo publicado el 2 de febrero de 2007 en la versión online de la Revista Viajeros:

No hay comentarios:

Publicar un comentario