domingo, 23 de mayo de 2010

¡QUÉ SE MUERA EL PAVIPOLLO DE PICO VERDE! ¡QUÉ MÁS DA SI DESAPERECE UNA ESPECIE BIOLÓGICA!

El 22 de mayo se celebra el día de la Diversidad Biológica en el planeta. A raíz de esta fecha (importante solo para unos cuantos despistados) recojo un artículo aparecido en el 2007 por Alonso Alegría y dos cartas de respuesta elaboradas por dos de estos despistados.

¿En peligro el pavipollo de pico verde? ¡Que se muera!
Por Alonso Alegría


Me tiene sin cuidado la extinción del pavipollo lacustre de pico verde, del cocodrilo enano de tres lagrimales, del cachalote con dientes de leche o de cualquier otra especialísima especie peruana o extranjera. Jamás he movido un dedo por ninguna causa ecológica, salvo aquellas que afectan a los seres humanos -la conservación del agua, las playas, los bosques, esas cosas-.

Me parece el colmo del sentimentalismo y de la necedad que proyectos humanos que le mejorarían la vida a miles de personas sean detenidos en aras de la ecología animal. Lo que voy a contar ha pasado en los Estados Unidos. Unos ecologistas descubrieron que represar cierto río causaría la extinción de cierto camaroncito no comestible. Se pusieron en pie de lucha, movilizaron a muchos y lograron armar tal escándalo que detuvieron la construcción de la represa. Hoy ese río sigue desbordándose y causando destrozos y los camaroncitos siguen reproduciéndose felices. De estas historias hay miles. Y hay peores.

Me desespera ver a las causas ecológicas compitiendo con las humanas. Millonarios europeos sopesan si deben destinar su dinero a la salvación de los niños africanos o de las foquitas polares. Plantearse esta alternativa es un asco. Con frecuencia tales bienpensantes prefieren a las foquitas blancas, esos indefensos peluchitos de ojazos negros tan lindos y tan dulces, pobrecitos. Otros comparten su dinero entre niños y focas, que es una barbaridad aún mayor. El bienestar de las focas ¿no debería esperar hasta que todos los niños estuvieran alimentados?

Aquellos que dedican sus vidas a la salvación del pavipollo de pico verde y lo salvan, ¿se preguntan qué es lo que han hecho por la humanidad? No lo creo, porque luchar por la preservación de alguna especie es un gusto personal, una afición como la filatelia que ha logrado posicionarse como causa moral. Quien no sale en defensa del cocodrilo enano de triple lacrimal es un retrógrado imperdonable. ¿Qué pasa si ese cocodrilo se extingue? Lo mismo que pasó cuando, alrededor de 1650, se fue para siempre el pájaro dodo: nada. Fue incluido por Lewis Carroll en Alicia en el país de las maravillas y en condición de personaje fantástico vive más y mejor que nunca. Y ahora crucifíquenme, amigos ecologistas, pero solo si ya han suspendido sus actividades para ayudar a los damnificados del Sur.

Publicado el 16 de setiembre de 2007 en el diario Perú 21.

¡Mueran los pavipollos!
Por Fernando Angulo Pratolongo
chamaepetes@gmail.com
Chiclayo, 15 de Mayo de 2010

Hoy ha muerto el último pavipollo lacustre de pico verde. A partir de ahora, podemos ponerlo en la lista de las aves extintas de Perú. ¿Somos un puñado de sentimentalistas aquellos que nos sentimos tristes por esta trivial perdida? ¡Quizás no! Investiguémoslo. Entonces, para poder saber qué tan profundamente podría haber impactado este hecho en la población peruana, hemos salido a la calle a hacer encuestas para poder medir el inmenso dolor y preocupación que esto debe causar a la opinión peruana.

Hemos entrevistado a cerca de 50,000 cobradores de combi en las 20 principales ciudades del Perú, así como también a 25 gerentes generales de las empresas más influyentes económicamente en el país. Y finalmente, hemos recogido la respetable opinión del Sr. Alonso Alegría. Grande fue nuestra sorpresa al ver en los resultados, que un contundente 100% es el valor de la cifra que representa el porcentaje de la población que respondió que no le importa en lo absoluto si se extinguió hoy el pavipollo lacustre de pico verde o el perrizorro desértico de cola azul.

Mientras tanto, en la zona de Condorcaspi, Ayacucho, donde solía morar el pavipollo lacustre de pico verde, tampoco nadie está triste o afectado por la extinción de tan peculiar pavipollo. Ahora sí nos quedamos todos tranquilos, pues la preocupación por conservar a esta especie y a su hábitat ya no será una carga más y podemos dedicarnos a nuestras actividades rutinarias.

***

Estamos en la comunidad de Condorcaspi, muchos años después de la aliviante desaparición del pavipollo ese, parados frente a una agitada turba de gente reclamando que, debido a razones aun desconocidas, los árboles que cubrían las laderas de sus bosques y les daban múltiples beneficios como madera, forraje, sombra, evitaban la erosión, etc., ya son muy escasos en la zona. Los pobladores se quejan también de que el agua de la quebrada ya no dura todo el año, sino solo unos pocos meses. Entre las explicaciones que esbozan, la del cambio climático es la que mayor fuerza está cobrando para explicar esta situación.

También se quejan de que los turistas e investigadores que venían esporádicamente a ver e investigar aves en su zona ya no regresaron más. Los buenos soles que esta actividad generaba —a través de las entradas y el empleo de comuneros como guías y ayudantes, y que se convertía en un fondo para hacer obras para la comunidad— ya no pueden ser obtenidos, debido pues a que esos buses llenos de gringos han dejado de llegar repentinamente. Los desconcertados pobladores culpan de esto a la inestabilidad social que reina en el país.

***
Felizmente, el dramaturgo Alonso Alegría está preparando su nueva obra de teatro y está en busca de inspiración. Por supuesto, ha recurrido a la naturaleza. Ha salido al campo en busca de esta y ha sido secuestrado por una turba de gente en Condorcaspi. Los exaltados pobladores le exigen al Gobierno que este solucione sus problemas o sino radicalizaran sus medidas. Mientras tanto, en las noticias un estudiante de la maestría de conservación de recursos forestales de la Universidad Nacional Agraria La Molina es entrevistado en el marco del Congreso Mundial de Especies Extintas y explica que el pavipollo lacustre de pico verde de Condorcaspi era conocido por ser un excelente dispersor de semillas de árboles, lo que permitía la regeneración de los árboles y bosques.

Asimismo, explica cómo es que los bosques actúan como esponjas que retienen el agua, liberándola paulatinamente permitiendo así el abastecimiento de las poblaciones humanas durante todo el año. Culmina su corta y fugaz entrevista mencionando que muchos turistas venían al Perú y a Condorcaspi a ver a esta rara especie de ave, ya que no se le podía ver en otro lugar. Ahora, no hay razón para venir aquí y están disfrutando de las aves en otros parajes donde la población sí es responsable y conciente del valor de la biodiversidad.

¿Se extingue el Teatro peruano?

Por Enrique Angulo Pratolongo
eangulopratolongo@gmail.com
Lima, 19 de Mayo de 2010

Me tiene sin cuidado si se deja de producir piezas teatrales en el país. Y digo esto porque creo que si uno deja de ir a ver estas obras —literalmente— montadas exclusivamente para un grupo selecto de personas que no entienden nada de la realidad y que solo van para ver y ser vistos, no sucederá nada extraordinario en el país. Además, me parece insólito que tanta gente este detrás de estas payasadas de tener que montar todo un espectáculo que no influye en nada en tu vida cotidiana, pues sales del teatro y todo continúa tal cual.

No entiendo cómo pueden haber tantos seres humanos que se dediquen a escribir obras que ni siquiera entienden y que, lo peor, existan algunos descerebrados que las pongan en escena. Claro, siguiendo esta lógica, menos entiendo a aquellos que pagan por verlas. Qué locura. Pero esto no queda acá. Para mí es inconcebible que exista gente que escriba y debata sobre el teatro, y más si es peruano. Y esto lo digo porque este mal llamado arte intenta recoger parte de nuestra problemática para llevarla al público y buscar mejorar la sociedad planteando formas distintas de ver las cosas.

Además, no entiendo cómo es que en el colmo de la alienación ponen en las tablas obras teatrales de otro país. Somos unos alienados incorregibles que solo copiamos modelos de afuera. ¿A quién le han ganado este grupo de artistas, directores y críticos de este arte tan primitivo? ¿Qué han hecho por el país? Seguramente nada y lo peor es que seguirán alabándose y criticándose entre sí buscando captar atención para llenar sus billeteras y gozar de sus minutos de fama. Si desaparecen esos artistas de pacotilla, el país no pierde nada; y si además desaparecen los que escriben al respecto, nadie se dará cuenta, se los aseguro.

La gran mayoría no lee ni consume estas tonteras (claro solo unos cuantos acompañados de sus familiares y amigos). Esperemos primero que el país conozca su realidad y supere sus problemas para luego, tal vez, pensar en hacer teatro y hablar al respecto. Toda esa plata que exigen los artistas de quinta debería destinarse a construir colegios y fortalecer los comedores populares y no despilfarrarlos en ese mal llamado arte. Si esos marginales no sacan su obra de teatro, ¿qué sucede? nada. Al contrario, tenemos más tiempo para dedicarnos a consumir otras formas de cultura masiva como la televisión o el cine y dedicarnos a nuestros problemas.

Finalmente, si se está extinguiendo el teatro, ¿qué más da? No perdemos nada. No nos dejemos engañar. El fortalecimiento de nuestra cultura como alternativa a preparar un mejor país y cultivar a mejores peruanos es puro cuento. Somos un país de personas preparadas para enfrentar nuestro destino con nuestros altos valores culturales. No necesitamos de una falsa cultura de la calle y de alucinados "artistas" de pacotilla. Estos solo le dan de comer a un grupo de intelectuales venidos a menos y alimentan a otros ineptos que escriben como grandes conocedores. Conozco a millones de peruanos que nunca han ido al teatro y que viven de lo más tranquilo. Hagamos que esto continúe así. Hay cosas más importantes que hacer como luchar por el pavipollo de pico verde.

13 comentarios:

  1. En este caso discrepo de tu planteamiento, Enrique. Creo que es muy importante ser objetivo. Dejar pasar la cólera que puede generar una opinión y recién cuando se está más ecuánime dar una respuesta. Menciono esto pues me parece que reaccionas más con sentimientos que con razonamiento. Estoy de acuerdo contigo en lo desatinado del artículo de Alonso Alegría, pero en mi opinión personal la solución no es irse al extremo opuesto, pensando que no importa que desaparezca el teatro. Tan importante son la conservación como las expresiones de cultura. Es igual de importante actuar para preservar racionamente la naturaleza, como cultivar las diversas expresiones de cultura. Si a ti no te gusta el teatro, es un gusto particular tuyo. El teatro es una expresión de cultura tan antigua como el ser humano y ha sido incluso usada para apoyar causas de conservación, transmitiendo mensajes a su favor. El dramaturgo del artículo tiene sus cuestionables opiniones sobre las extinciones, pero no creo que sean necesariamente compartidas por todos los dramaturgos y actores.

    ResponderEliminar
  2. En realidad mi comentario busca responderle en el mismo tono y ser sarcástico. Me parece incluso que, en algunos puntos, Alegría puede ilustrar lo que piensan muchas personas. Soy conciente de que lo que he plasmado en esa carta de respuesta me traerá críticas, pero mi intención final es llamar la atención y hacer que pensemos más al respecto. No he reaccionado con cólera, solo he intentado abarcar todo el espectro de posibles posturas. Me gusta el teatro, me gusta el arte, me encanta la literatura y la música. Creo que debemos tener una mente amplia para afrontar nuestro destino. Mi intención es plantear lo que otros podrían también haber escrito sobre el teatro, a lo cual también debemos reaccionar.

    ResponderEliminar
  3. Alegria tiene razon. La gente no necesita disfrutar de la naturaleza, necesita sobrevivir. No necesitamos teatro (aplausos a Fernando), ni comer chifa ni hamburguesas. Si somos realmente sensibles, dediquemos todo el dinero que no necesitemos mas alla de nuestra propia supervivencia en ayudar a otros seres humanos, nada en salvar ecosistemas o especies no humanas.
    Arrasemos las selvas para cultivar plantas alimenticias y criar ganado; al fin y al cabo la poblacion humana crece y necesita cada vez mas comida. Luego arrasemos campos de cultivo para construir ciudades y, dentro de ellas, apoderemonos de los teatros, pues necesitamos donde dormir.

    Los dramaturgos saber escribir bien y algo bien escrito puede convencer a mucha gente. Pero quien sabe escribir deberia hacerlo sobre temas que conoce y que entiende. En caso contrario su pluma desinforma, en lugar de ayudar.

    ResponderEliminar
  4. Se conoce tan poco de las complicadas relaciones biológicas en los altamente especializados sistemas naturales (y está claro que Alonso Alegría tampoco la conoce)que todas las especies deben ser consideradas VITALES hasta que se demuestre lo contrario (y eso se logra con investigación, cosa en la que muy poca gente quiere invertir)... sino, ya se ven las consecuencias de la ignorancia...

    ResponderEliminar
  5. Creo que el gran dilema al que nos enfrentamos es encontrar una salida que haga compatible conservar lo mejor posible el ambiente con las actividades humanas necesarias para nuestra supervivencia. En realidad los humanos lo necesitamos todo. Necesitamos recursos y necesitamos arte y cultura entre muchas cosas. Muy buen punto el de Diego Padilla. Uno de los grandes problemas es lo poco que conocemos. Y realmente es uno de los aspectos al cual se dedica menores recursos y uno de los que más tiempo requiere para dar resultados.
    Tu estrategia puede resultarte Enrique. Pero más que generar una discusión en el sentido de intercambio de ideas, creo que puede generar una discusión cargada de sentimientos más que de ideas y razonamientos que encaucen búsqueda de soluciones.

    ResponderEliminar
  6. Thomas Valqui dijo ...

    Buena respuesta Enrique. Cualquier actividad humana que no sea de supervivencia inmediata puede ser banalizada como lo hace Elsonso Tristeza y lo ensayas tu como ejemplo. Cultura, deporte, ciencia, gatronomia, historia, esparcimiento, arquitectura, etc. etc. Nada se debe hacer que quite recursos para ayudar a niños indefensos. Demagogia pura.

    ResponderEliminar
  7. La si acaso analogía de Fernando me parece francamente buena; muy limpia...

    ResponderEliminar
  8. No me extraña que Alfonso Alegria conozca solo de cosas mundanas, pues hacia esa limitacion de conciencia y conocimiento se orienta el grueso de la poblacion humana. Seguro que siendo el teatro el tema del que mas conoce, los terminos listados mas abajo (solo por mencionar algunos) le deben de ser absolutamente afines, y tambien sabe que sin ellos sus posibilidades de desarrolo escenico son limitadas.
    Para nosotros, los biologos, que observamos el escenario de la naturaleza intentando descifrar la funcion de sus multiples actores es comprensible que el dependa de cada uno de esos elementos para el buen desarrollo de su obra, integrada exclusivamente por actores humanos. Creo que el señor Alegria tiene una vision muy sesgada y egocentrica del mundo (su teatro de accion) pues solo entiende la la funcion del hombre, y a medias, porque fuera del teatro, y de su mundo egocentrico, seguro que no se percata de la gran disfuncion del hombre que da sus espaldas a la naturaleza y/o del pesimo actor que este puede ser.

    1.-el bambalinon,
    2.-rieles de el telon,
    3.-tramoya,
    4.-baterias de luces o varas de iluminacion,
    5.-bambalina,
    6.-varas para colgar decorados,telon,
    7.-las piernas,
    8.-entradas y salidas
    9.-telon de fondo, etc. etc.

    ResponderEliminar
  9. Hola Enrique, lo escrito por el Sr. Alegría refleja claramente la ignorancia de nuestros "intelectuales" y clase culta del país, con respecto a un patrimonio tan o más importante que el meramente cultural, el de la naturaleza. Quizás se deba a que aún tenemos pocos canales de difusión para mostrar el valor de la nuestra biodiversidad, pero creo que es un esfuerzo que debemos ir fortaleciendo con más periodistas naturalistas como tú, con mayor apertura de nuestros científicos de la historia natural en la difusión de sus estudios, con mayores compromisos políticos (naturalistas en la política), y mejores estrategias de difusión científica. Si no nos embarcamos en este esfuerzo de comunicación los "eruditos" del saber como el Sr. Alegría seguirán creyendose que pueden opinar de algo que ni siquiera imaginan sobre su verdadera dimensión.

    Saludos,

    Mirbel Epiquién

    ResponderEliminar
  10. Creo que debemos buscasr una posición que nos permita, por un lado, hacer que la mayor cantidad e gente se interese en los problemas ambientales que enfrentamos; y que por otro lado, tengamos una mirada integral de lo que nos rodea. No podemos avanzar cegados por una sola postura o ideología. Hoy en día, necesitamos ser más integradores, sino, dejaremos un porvenir para los que vienen nada sencillo.

    ResponderEliminar
  11. La historia nos enseña que el hombre comete los mismos errores una y otra vez y que cada generacion necesita reaprender lo ya experimentado por otros. Podemos hacer el mas grande de los esfuerzos en ser integradores e intentar proporcionar a cada generacion una vision menos sesgada de su entorno y sin embargo creo que siempre habran voces sesgadas, aclamados intelectuales, a los que la otra parte del mundo (la naturaleza) no les interesa, creen jamaz haber necesitado de ella y peor aun, no la comprenden, le temen y la desmerecen con sus comentarios. El saracasmo con ellos es la mejor forma de silenciar las voces de su ignorancia. Enrique, creo que te quedaste corto con Alsonso Alegria!!! En mi opinion voces sesgadas como las de Alonso Alegria no merecen el mas minimo espacio y mucho menos actuar como conductores sociales.

    ResponderEliminar
  12. Tienes razon Irma, hay otros que no tienen opiniones tan sesgadas, entonces que los entervisten a esos, pero no a Alonso Alegria, Alonso mejor que se calle!!!!

    ResponderEliminar
  13. Este texto es realmente una oportunidad de pensar qué retos se nos vienen. Es necesario pensar de manera más integrista para poder obtener mejores resultados de cualquier acción destinada a conservar nuestros recursos. Asimismo, es bueno fomentar nuestra cultura porque eso garantiza un crecimiento humano mucho más completo. Lo que no debe,os permitir es encasillarnos en un solo tema y ponernos necios.

    ResponderEliminar