viernes, 8 de noviembre de 2013

PALABRAS PARA FÁTIMA EL DÍA DE NUESTRA BODA

El pasado 27 de octubre Fátima y yo nos casamos. Para esa fecha tan especial preparé este pequeño discurso con mucho sentimiento. 


Estimada familia, amigas y amigos: 

Quiero agradecer, en nombre de Fátima y mío, a cada de unos de ustedes por estar acá presentes y a nuestra lado, en esta fecha imborrable para nosotros. Desde que estamos juntos hemos transitado por un camino agreste por un lado, con diversas dificultades por sortear y superar; y placentero y alegre, por el otro, con momentos maravillosos de amor y compromiso donde hemos (y estamos) felices el uno junto al otro. Nunca podré borrar de mi mente el momento en que conocí a mi ahora señora esposa allá por el año 2003 (¿o 2004?) cuando era un aprendiz revoltoso y algo desordenado en mi manera de ver el mundo. Fátima me transmitió de inmediato una sincera ola de calidad humana y de esperanza en sacar algo de provecho para mi vida; y me hizo creer en la sonrisa y en la sinceridad. 

No fue hasta un tiempo después en que me le mandé, por supuesto con mi fino y delicado estilo, propio de la alta alcurnia, para manifestarle el amor que sentía por ella; y el cual ahora estamos sellando. Por supuesto, dado a mis exacerbados dotes de galán, Fátima no tuvo otra alternativa que acceder a mis buenos oficios. Recuerdo mucho las conversaciones y las bromas que nos gastábamos, recuerdo cómo se preocupaba por mí en los momentos en que yo dejaba brotar el lado cavernícola que a veces aflora, recuerdo también cuando corregía mis artículos y cómo me machacaba a veces que me debía esforzar más porque estaba escribiendo como si fuese Joda, es decir, sin ningún orden en mis palabras. Por eso, mucho de lo que soy ahora, se lo debo a ella; muchas de las cosas que he hecho y estoy haciendo, se las debo a ella, (te las debo a ti). 

Mi amor Fátima, siempre has hecho que sienta que podemos ser más, que podemos sacarle el jugo a la vida y que podemos crecer en la compañía y en el amor que nos tenemos. Iba a darle este texto a Fátima para que lo leyera, pero seguro hubiese encontrado algo que corregir para que quede mejor. Eso mismo has hecho en mi vida, hacerme una persona mejor. Te amo Meylín.    

Gracias. 

Hacienda Tres Cañas, Ate, Lima. 27 de octubre de 2013.

2 comentarios:

  1. IDOLO!!!!
    Creo que hasta yo te amo Kiko, un fuerte abrazo y muchas felicidades por siempre a ambos!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ouuu q linda y tiernas palabras. No hay duda q el amor cambia a las personas y q bueno q tengas a tu aldo una persona con quien compartas tu vida y el amor sea mutuo. Muchas felicidades y lo mejor del mundo para ambos.

    ResponderEliminar