domingo, 5 de febrero de 2012

IDENTIDAD

Hoy en día es muy difícil coparse con un film de suspenso realmente bueno. La gran mayoría utiliza escenarios bien logrados e increíbles efectos, sin embargo, la trama es muy predecible y deja mucho que desear. “Identidad” nos demuestra lo contrario. Lo que da la impresión de comenzar como una serie de asesinatos en serie en una noche de lluvia, se convierte hacía el final en un “ah! así es esto entonces”.

El director James Mangold impulsó a la joven Angeline Jolie a un Oscar por su trabajo en “Girl interrupted”, asimismo le pudo dar a Silvester Stallone en “Cop Land” una oportunidad para que luzca algunas cualidades actorales, quizá las únicas y ultimas para el actor de Rambo. El productor norteamericano es considerado como uno de los mejores dentro del género. Su última obra, “Identidad”, un thriller psicológico de horror nos lo demuestra. La escenificación está muy bien lograda y destaca un guión inteligente apoyado en un buen reparto y en destacadas actuaciones.

La suerte, o más bien un diluvio apocalíptico, obliga a un grupo de diez personas a refugiarse en un motel en el desierto de Nevada. Todas las vías de acceso se encuentran cerradas por el torrencial y todo tipo de comunicación es imposible a causa del mal tiempo. Una serie de hechos casuales desencadena un accidente en la carretera luego de que una pareja con su hijo se detuviera a arreglar la llanta baja de su automóvil.

La madre es embestida por otro auto conducido por el chofer de una actriz, Ed (John Cusack), la víctima es conducida al motel. Una pareja de recién casados y la prostituta Paris (Amanda Peet) son los siguientes en llegar. Como último huésped llega el policía Rhodes (Ray Liotta) con un preso como acompañante, el cual debería ser trasladado a la cárcel. Los problemas empiezan cuando el preso escapa del control del policía y Ed encuentra en la lavadora la cabeza de su empleadora.

En una primera impresión la trama de “Identidad” puede ser la de un film como cualquiera de este género, sin embargo, los fantásticos pequeños saltos de imágenes en una secuencia lógica temporal, demuestran la calidad de Mangold, manteniendo al espectador pendiente del doble juego de confusión y suspenso. Conforme avanzan las dos tramas y se entrecruzan, resaltando el accionar del asesino en serie, la cinta se vuelve más lograda permitiéndonos apreciar la exactitud detallista de Michael Cooney, autor del libro en el que se basa la película.

Tras los dos tercios del film, Mangold nos desvela el misterio dándole un giro distinto pero no totalmente pues aún no sabemos con exactitud qué es lo que está sucediendo. Los personajes empiezan a tambalearse en su integridad sin llegar a someterse a tanto misterio. Conforme avanzamos, logramos juntar las piezas del rompecabezas para desentrañar todo el misterio, el cual se resuelve prácticamente en la última escena.

“Identidad” es un film muy recomendable, el cual nos depara momentos de tensión, nos hace pensar, racionar, adelantarnos a los hechos y nos invita a verla por segunda vez para fijar alguna escena y poder analizarla a cabalidad. Felizmente el verano se aproxima y las “lluvias” limeñas se alejan. Un consejo: cargue bien su celular si sale fuera de Lima.

Febrero 2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario